Temas del día

28 de Feb de 2020

Avatar del Rafael Pitti

Rafael Pitti

Columnistas

Resistencia antimicrobiana (RAM)

En Panamá existen precedentes de brotes de bacterias como la KPC en el Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid

Según estudios y consultas en sistema de salud elaborados por organismos internacionales y la oficina de administración de drogas y alimentos de USA (Food, Drugs Administration, FDA, por su sigla en inglés) para 2050 se perderán alrededor de 10 millones de vidas y cerca de 100 billones de dólares al año por el incremento de bacterias y microbios en hospitales y centros de salud del mundo, producto de la evolución de bacterias y microbios que resisten la eficacia de medicamentos y antibióticos para combatirlos. Ello conlleva un gran riesgo al poner en peligro el servicio de cirugías y otros servicios médicos de importancia en tema de salubridad.

En Panamá existen precedentes de brotes de bacterias como la KPC en el Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid (CHMDRAAM) en 2011. Se desconocen cifras reales producto de enfermedades y virus foráneos, como el AH1N1. De igual forma, persiste la invasión bacteriana en algunos nosocomios y centros hospitalarios, tales como la Pseudonoma aeruginosa colistin resistente, la KPC y hongos infecciosos producto de la humedad, detectados en la Policlínica Especializada de la CSS. Los análisis recomendados indican que para controlar epidemias, los gobiernos tienen que adoptar medidas urgentes en cuanto a prevención y saneamiento ambiental.

Por un lado la adquisición de medicamentos aptos y antibioticos actualizados. Por el otro, y de importante magnitud, está el realizar e implementar de manera sistemática, una descontaminación efectiva con tecnologías de esterilización y purificación del ambiente en áreas de sensible e imprescindible prioridad, tales como salas de operación, cuartos de cuidados intensivos, medicinas, parto, hematología, neonatología, urgencias y espacios para reclusión de enfermos. La aplicación de estos elementos de descontaminación es fundamental para garantizar la salud y vida de pacientes y sus familiares, médicos, técnicos, personal de enfermería y administrativo en general. En tal sentido, hay que reiterar que no debe escatimarse recurso ni esfuerzo alguno para realizar al 100% el servicio de descontaminación de bacterias.

En consecuencia, es imperativo que la administración gubernamental, Contraloría General de la República, sea un ente facilitador y diligente en autorizar con eficiencia la asignación y refrendo de recursos financieros, puesto que de ello depende lo más significativo del ser humano, la salud y la vida. Lo traemos a colación porque sin desconocer la importancia de su labor, existen antecedentes negativos de una burocracia fiscalizadora y escrutadora que en ocasiones, por presunto capricho, sobrepasa el rol para el cual están facultados. Tal actitud ignora el peligro que causa al poner en riesgo la existencia terrenal de congéneres.

Pretendo hacer llamado de atención y reflexión de tal forma que la muerte de neonatos y sinnúmero de pacientes no pase desapercibida tal como ocurrió ayer y puede continuar hoy. Informes de labor profesional confirman que existe la empresa con la capacidad para cumplir protocolos de desinfección, limpieza de partículas y organismos contaminantes. La experiencia de trabajo realizado confirma que del escalofriante más (50%) de contaminación, ha reducido a niveles tolerables del 5% y en otros casos al 0% el porcentaje estadístico. Preocupa que sesgados intereses obstruyan o impidan vital y trascendental tarea. ¿Será ello configurar un delito?

DELEGADO NACIONAL PRD