Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Usha Mayani

Columnistas

La falsa percepción del modelo agotado

Solo así garantizaremos un país estable y seguro a las presentes y futuras generaciones.

Hace tiempo se viene repitiendo que el modelo de negocios de la Zona Libre de Colón se agotó y que quienes hacemos negocios en ese emporio comercial debemos reinventarnos. El discurso ha sido fácilmente comprado, máxime cuando los problemas políticos y económicos de Venezuela y las diferencias comerciales entre Panamá y Colombia han afectado las operaciones de varias empresas, pero muy poco se ha dicho sobre las fortalezas, capacidades y ventajas únicas que ofrece Zona Libre, así como los aportes que hace a la economía de Panamá.

Junto al Canal de Panamá, el sistema financiero y la construcción, la Zona Libre de Colón es uno de los principales pilares de la economía del país. En el campo logístico por ejemplo la Zona Libre representa el 23 por ciento de la economía panameña, mientras el Canal es tan solo el 20 por ciento del mismo sector; sin embargo, a la Zona Libre no se le da la importancia que merece, a pesar de ser el más importante centro multimodal logístico del hemisferio.

La Zona Libre de Colón tiene ventajas competitivas únicas; cuenta con tres puertos privados a sus pies, la entrada atlántica del Canal, un aeropuerto internacional, conectividad terrestre (canal seco) y el ferrocarril interoceánico, todas estas instalaciones a sus pies, pues están ubicadas estratégicamente a pocos minutos de la Zona Libre, además del comercio de importación y exportación que le da un valor agregado a la plataforma logística. No existe ningún otro lugar que ofrezca estas ventajas.

Con el reciente traslado de su centro de distribución regional del sector pacífico a la Zona Libre, la multinacional Hewlett Packard busca, según sus directivos, ‘acelerar sus procesos logísticos y ampliar la oferta de servicios a sus clientes finales, utilizando la capacidad instalada de la plataforma logística panameña para reaccionar a la demanda de los mercados de la región'.

Pero esta decisión de tan importante empresa internacional demuestra no solo la confianza en Zona Libre, sino que ratifica su estatus como el centro multimodal por excelencia del país. Entre las decisiones que se deben tomar para que Zona Libre supere el momento crítico que atraviesa y fortalezca su rol como centro multimodal y logístico están: una ley marco para las zonas francas e inversión en infraestructuras.

Quienes por generaciones hemos creído en la capacidad de Zona Libre para generar riqueza, empleos y bienestar a los panameños, tenemos que decir hoy que, lejos de hablar de un modelo de negocio agotado, tenemos que hablar de una apuesta por uno de los más importantes pilares de la economía panameña, para lograrlo no se necesitan poderes mágicos sino voluntad y determinación.

Los efectos de la inclusión de empresas panameñas en la Lista Clinton, el escándalo de los Panama Papers , entre otros, han sido duros golpes para la economía y la imagen del país. Panamá necesita tomar las decisiones correctas y todos tenemos el deber de dar lo mejor de nosotros para lograr el reposicionamiento que necesitamos y eso solo se logra aportando.

Ya suficientes piedras nos han lanzado desde afuera, tenemos que aprender la lección y construir, dejando a un lado las malas prácticas y apostando a la transparencia y los valores, tanto en el sector público como en el privado, fortalecer los pilares de nuestra sociedad, la democracia y la economía para que enfrentemos los desafíos que demanda este momento histórico que vivimos, combatiendo el flagelo de la corrupción y erradicándolo definitivamente. Solo así garantizaremos un país estable y seguro a las presentes y futuras generaciones.

*PRESIDENTA DE LA ASOCIACIÓN DE USUARIOS DE LA ZONA LIBRE.