Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Avatar del Modesto A. Tuñón F.

Modesto A. Tuñón F.

Columnistas

Las víctimas hablan del delito

Su objetivo es generar información relevante para el diseño de políticas públicas en materia de seguridad y victimización.

La señora bajó las escaleras del edificio para acompañar a su pequeña hija a esperar el autobús colegial. Aún no salía el sol y mientras aguardaban en la parte de afuera del portón, ella sacó su celular para consultar de manera despreocupada el correo electrónico. Mientras veía con interés la iluminada pantalla y la niña jugaba entretenida, una sombra se les acercó; cuando estuvo muy cerca de ellas, esgrimió un cuchillo y les amenazó para que entregaran el aparato.

La madre instintivamente abrazó a la pequeña. Se inició un forcejeo y el hombre le mordió la mano para obligarla a soltar lo que él deseaba y motivaba el sorpresivo ataque. Una vez que logró su propósito, se dio media vuelta, saltó y en pocas zancadas se introdujo en un taxi que lo esperaba. El vehículo se puso en marcha para desaparecer en la oscuridad. Las víctimas, sumamente afectadas, no atinaban a comprender lo que había ocurrido.

Fue un hecho aislado, ocurrido en la urbe y esta mujer pasó a convertirse desde esa madrugada en uno más de los 19 de cada cien ciudadanos que han experimentado un ataque o han sido objeto de alguna agresión. Esta cifra fue brindada por la reciente Encuesta Nacional de Victimización del Delito y Percepción de Seguridad Ciudadana, presentada por el Sistema Integral de Estadística Criminal (SIEC) del Ministerio de Seguridad.

Sus resultados se presentaron recientemente y mostraron información desde un punto de vista poco común, la percepción de quienes han sufrido, al igual que el caso de la dama narrado al inicio, algún tipo de acometimiento violento o no, pero que ha dejado una amarga experiencia en la vida cotidiana y con toda razón, huellas imborrables.

En 16 296 hogares se aplicó la encuesta y el primer balance fue que 330 mil 924 personas han sentido los efectos de hechos que atentan contra su seguridad. En términos de porcentaje, Panamá está un poco por debajo de México que brinda cifras que alcanzan 19.5 % del mismo dato; mientras que Chile ostenta un nivel de 9.7 y Estados Unidos, 1.9. Así la prevalencia por delito o tasa delictiva en el país es de 189 por cada mil habitantes.

Al preguntar a los individuos, se supo que el soborno presenta una mayor tasa con incidencias de 176 por cada mil habitantes; en segundo lugar, el hurto sin agresión física con 45, amenazas con 33 y estafa con 21. Todos los demás delitos como robo a vivienda, de objetos dentro del vehículo, de autos, autopartes, con violencia, agresión física, fraude bancario y extorsión, están por debajo de 20.

Esta comisión de acciones contra la población tiene además un efecto sobre la economía que, según la encuesta, alcanza unos 200.5 millones de balboas por año. El gasto en medidas preventivas llega a 114.8 millones, el 57.2 % y las pérdidas como consecuencia de los delitos, ocupa 85.8, un 42.8 %.

Los casos que ocupa este trabajo se distribuyen geográficamente con mayor prevalencia de víctimas por mil habitantes de 212 en el distrito de Panamá; seguida muy de cerca por Bocas del Toro y Panamá Oeste con 206, San Miguelito, 204, Chiriquí, 176, Darién 167, Coclé, 165 y Veraguas 163.

Esta investigación forma parte del proyecto de Seguridad con Panamá (Secopa) y se basa en un componente del trabajo de organismos internacionales como la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito y la Unión Europea. Su objetivo es generar información relevante para el diseño de políticas públicas en materia de seguridad y victimización.

Se construye así, esta plataforma en función de la aplicación de una herramienta científica, que dará estrategias para combatir el crimen que amenaza la tranquilidad, necesaria para todos los ciudadanos.

PERIODISTA Y DOCENTE UNIVERSITARIO.