Temas Especiales

13 de Jul de 2020

Angie Ceballos

Columnistas

Ejemplo de honestidad: cadete devuelve dinero

Pero, nos enorgullece que estén llenos de valores y que respeten sus principios como persona.

La honestidad es la compostura, moderación y respeto a la conducta social que se considera apropiada. Es una cualidad propia de los seres humanos que tienen una estrecha relación con los principios de verdad, justicia e integridad moral. Una persona honesta es aquella que procura siempre anteponer la verdad en sus pensamientos, expresiones y acciones. La honestidad no puede basarse en los propios deseos de las personas. El autoengaño hace que perdamos la perspectiva con respecto a la honestidad de los propios actos, obviando aquellas visiones que pudieran alterar nuestra decisión.

Muchas personas se quejan a diario porque dicen no tener oportunidades en la vida; cometen errores una y otra vez, con la excusa de que no les va bien. Es conocimiento de todos que estudiar en la UMIP no es fácil, es un camino que conlleva mucho esfuerzo y dedicación; depende de cada uno llegar al final. Graduarse es la meta.

Hemos sido testigos de que todo tiene su recompensa; ¡qué afortunados son los nuevos integrantes encaminados al mundo del mar! Pero, nos enorgullece que estén llenos de valores y que respeten sus principios como persona.

¿Qué haría usted, amigo lector, si se hubiese encontrado en la misma situación que el cadete Gian Franco Errigo González? Él devolvió B/. 4700.00 que la Euronav le pagó de más mientras realizaba su práctica en alta mar. ¡Qué decisión más difícil!, ¿cierto? Cuando vio que en su cuenta de banca en línea tenía ese dinero de más, lo primero que hizo fue poner en práctica los valores morales que le enseñaron en su casa, los cuales está reafirmando en la UMIP.

Hoy me estoy haciendo esa misma pregunta y he llegado a la conclusión de que no hay algo más valioso que el interior de una persona; que tantos años de esfuerzos valen la pena; que es mejor tener la frente en alto que tener que esconder el rostro por unos dólares, que en algún momento acabarán.

Gian Franco Errigo González, hoy no solo defendiste tu honor; hoy demostraste que estás capacitado para ser parte de esa gente de mar en la que estamos enfocados a formar a través de la gestión del conocimiento y el énfasis en el liderazgo, la disciplina, la responsabilidad, competencias y valores que habilitan al estudiante, para desenvolverse y tener éxito en el conglomerado de la industria marítima portuaria y marina costera mundial.

Esta es la Universidad Marítima Internacional de Panamá, UMIP. Exhortamos a todos los estudiantes a elevar sus voces positivamente con actos como estos. Hoy podemos decir: ¡Vamos por un buen camino!

Recuerden: aquí somos un mar de oportunidades. Razón tiene el rector, Aládar Rodríguez Díaz, al decir que hoy es una fecha histórica donde los que formamos parte de la familia UMIP compartimos el orgullo de ese cadete.

Buena suerte y bendiciones a todos.

FUNCIONARIA DE ADMISIÓN DE LA UMIP.