La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Ernesto Enrique Tamayo Pimentel

Columnistas

La familia del s. XXI

Uno de estos cambios, ocurrido hace relativamente poco tiempo, es la revolución industrial que inició la producción en serie

Aunque la locución ‘familia' es utilizada de manera habitual por los distintos actores sociales y dependiendo de la época y lugar en que nos enfoquemos, vamos a poder advertir que todos y cada uno creen saber cómo debe estar conformada.

Lo cierto es que a lo largo de la historia han existido diversas formas de organización familiar, desde familias matriarcales a patriarcales, según quién ejerza el poder, desde patrilocales, matrilocales a neolocales, según el lugar de residencia, desde polígamas a monógamas, según la cantidad de esposas o esposos. Todas estas formas de estructuración familiar fueron avaladas, legitimadas y vistas como normales en las sociedades donde existían.

Los cientistas sociales al principio se interesaron por conocer o dilucidar la evolución y orígenes de la familia, así podemos ver los estudios de Spencer, Morgan y Durkheim, pero ahora nos interesa saber cómo los cambios sociales modifican el ‘núcleo básico de la sociedad'.

Uno de estos cambios, ocurrido hace relativamente poco tiempo, es la revolución industrial que inició la producción en serie y modificó todo el panorama social. A partir de entonces, el tipo de familia predominante va a ser la conformada por un hombre, una mujer y los hijos, en un lugar físicamente alejado de sus ascendientes. Hay que recordar que el tipo de familia predominante en las sociedades agrícolas es aquella donde varias generaciones conviven en un solo grupo doméstico y con este, había una producción propia de alimentos, función que la sociedad industrial le quita a la familia.

Otras de las funciones básicas de la familia es la reproducción y así ha sido siempre, pero en el siglo XXI este hecho quizá se modifique por el adelanto en la técnica y muchos grupos que al margen de las convenciones sociales han formado familia se apresuran a cambiar la legislación de sus respectivos países para que sus tipos de familias tengan los mismos derechos que las conformadas por un hombre y una mujer.

Las condiciones materiales de vida van, nuevamente, a modificar lo que creíamos y considerábamos como normal y natural, pues este nuevo tipo de familia, con la ayuda de los adelantos científicos, va a poder cumplir lo que hace apenas 30 años era inimaginable.

SOCIÓLOGO