La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Ramiro Campos

Columnistas

Educación y desarrollo social

Y la cantidad de este ‘valor' atribuible es un tema extraordinariamente discutible.

Si bien la sociedad expresa una apreciación general de la utilidad de la educación y cree que debe prestarse el debido apoyo al sistema educativo, la sociedad simultáneamente tiende a asociar diferentes valores a través de la asistencia que proporciona al individuo, niveles y necesidades diferentes dentro del sistema; Y la cantidad de este ‘valor' atribuible es un tema extraordinariamente discutible.

El brillo y la capacidad de prosperar de un país dependen directamente de la edificación de su pueblo. América es considerada una potencia a nivel internacional porque sus ciudadanos reconocen la importancia del aprendizaje y el hecho de que el crecimiento continuo a través del conocimiento es una herramienta poderosa para mantener este estatus de élite a nivel mundial. Es una responsabilidad vital para los ciudadanos de América transmitir este valor en la educación a su posteridad.

Los niños tienen derecho a una educación, y una educación de calidad. La educación de calidad incluye: estudiantes sanos, bien nutridos y listos para participar y aprender, y apoyados en el aprendizaje por sus familias y comunidades; ambientes que sean saludables, seguros, protectores y recursos e instalaciones adecuadas; y que el contenido que se refleja en los currículos y materiales pertinentes para la adquisición de habilidades básicas sea de calidad, especialmente en las áreas de alfabetización, aritmética y habilidades para la vida, y conocimiento en áreas como el género, la salud, la nutrición, la prevención de enfermedades y la paz.

Procesos a través de los cuales los maestros capacitados usan enfoques de enseñanza, aulas y escuelas bien administradas y una hábil evaluación para facilitar el aprendizaje y reducir las disparidades. Los resultados que abarcan conocimientos, habilidades y actitudes, y están los objetivos que se pretenden en educación y la participación positiva en la sociedad. Esta definición permite comprender la educación como un sistema complejo, un contexto político, cultural y económico. Sin embargo, es importante tener en cuenta la naturaleza sistémica de la educación; estas dimensiones son interdependientes, influenciándose mutuamente de maneras que a veces son imprevisible.

A principios del siglo XIX, Prusia creó un modelo descendente de educación, a mediados del siglo XVIII y principios del siglo XIX. El rey, Federico I, quería tener un ejército de soldados mansos y obedientes para la guerra, un modelo para educar a las masas con énfasis en la cantidad y no en la calidad. Este mismo modelo fue importado a otros países a mediados del siglo XIX, y ahora, 150 años después, existen sistemas educativos que siguen enseñando a los niños en la misma forma, moda y fórmula creadas hace generaciones. Este modelo de educación fue brillante para la Revolución Industrial, pero en el mundo actual es totalmente inaceptable.

El brillo y la capacidad de prosperar de una nación dependen directamente de la edificación de su pueblo. Sin seguir abriendo la mente y dejándose enseñar, una persona se queda estancada, ignorante y congelada en el tiempo. El estudio de varias civilizaciones a lo largo de la historia ha revelado la importancia de la educación como se aplica a la sociedad, incluyendo su crecimiento económico.

Mientras que América pone el valor en la educación en la sociedad de hoy, incluyendo las opiniones sostenidas por sus ciudadanos y Gobiernos, el valor monetario concreto atribuido a las diversas capas del sistema educativo es extraordinariamente discutible. Es importante considerar que es probable que nunca exista una resolución solitaria para la ‘mejor' manera de financiar el sistema educativo, sino por otra razón que las necesidades de los educadores y los estudiantes seguirán siendo siempre cambiante.

DOCENTE UNIVERSITARIO.