La Estrella de Panamá
Panamá,25º

15 de Oct de 2019

Álvaro Tomas

Columnistas

Los ‘Miami Papers' y temas varios

Recordemos las sabias palabras de Aristóteles: ‘La paciencia es amarga, pero su fruto es dulce' .

El establecimiento de las relaciones diplomáticas de nuestro país con la República Popular de China es una gran noticia. Enhorabuena al Gobierno nacional y en especial al presidente de la República, ya que fue una decisión corajuda que otros, en esa misma silla, no se atrevieron a tomar cuando se les presentó la oportunidad, ya sea por el miedo a los Estados Unidos (EE.UU.) o el amor a la chequera taiwanesa. Esta movida diplomática abre una nueva puerta de oportunidades para nuestro país en su misión de ser la plataforma logística y de servicios preferida por las grandes economías del mundo y de la región.

Unidos-Podemos .- La diputada española Irene Montero de Unidos Podemos, la facción más extrema de la izquierda española, aprovechó la moción de censura a Mariano Rajoy -realizada hace unos días- para atacar a Panamá incesantemente por la presunta corrupción de los líderes españoles del Partido Popular. La chiquilla, desilusionada por el comunismo al que se sumó desde joven y motivada quizá por el pelagatos líder del partido en mención, Pablo Iglesias, quiso que Panamá se convirtiera en un sinónimo de corrupción. Es una lástima que dicha diputada, con un don de la palabra envidiable, no se haya dado cuenta de que la enfermedad no está en la manta. Atacar a un país amigo que no ha hecho más que abrirle las puertas a los españoles y a sus empresas, por más de un siglo, fue un golpe bajo e innecesario.

Francia .- Ya a Macron le han renunciado cuatro ministros por usar fondos para supuestos empleos ficticios en la cámara europea de diputados. ¡Qué pereza! Eso lo inventamos en la Asamblea Nacional de Panamá.

‘Miami Papers '.- Resulta curioso que el diario nacional que, sin escrúpulos, ayudó a propagar los documentos robados a la firma panameña Mossack-Fonseca y aceptó usar el nombre ‘Panama Papers' -que tanto daño le ha causado a nuestro país- no llamó a la noticia del 16 de junio de 2017 los ‘Miami Papers'. Bajo el título ‘Ricardo Martinelli y la mansión de US$8.2 millones en Coral Gables' el artículo de La Prensa lo que resalta es el uso de sociedades pantalla, de un testaferro, del sistema bancario norteamericano y del total anonimato que brindan las jurisdicciones norteamericanas.

Valdría la pena que le pregunten al consorcio de periodistas que los acompañó en el ataque a nuestro país, International Consortium of Investigative Journalists (ICIJ), y al impresentable de Joseph Stiglitz, qué opinan de que Florida haya permitido el uso de su sistema de servicios financieros y legales para que un ciudadano, requerido por la justicia panameña, haya adquirido -supuestamente- una mansión de semejante valor. Ni los más intrépidos investigadores de La Prensa pudieron determinar, con certeza, quién es el propietario de la famosa mansión en 6919 Sunrise Terrace, Coral Gables, Miami, Florida. Eso se llama garantizar el anonimato y eso en Panamá, no pasa.

La OCDE .-La amnistía fiscal es una herramienta que, por muchos años, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha denominado como ‘el camino al cumplimiento fiscal' (Voluntary Disclosure Programmes: A Pathway to Tax Compliance, 2015, OECD). Desde 2010, la OCDE ha instado a los países a lanzar sus programas de amnistía fiscal y ha gastado fortunas promoviendo sus bondades. Folletos bonitos, foros, contrataciones de especialistas, traducciones a 27 idiomas, en fin, cualquier excusa para ponerle grasa a las llantas de la burocracia. Con la amnistía fiscal, dicen sus promotores desde París, se les da a los contribuyentes una oportunidad para regularizar su situación fiscal y los Estados recogen, ofreciéndolas por un tiempo limitado y a tasas impositivas más bajas, mucho del dinero que no fue recaudado originalmente. Suena simple y sencillo, solo que es inconstitucional.

El pleno del Tribunal Constitucional español ha anulado y ha declarado inconstitucional, por unanimidad, la amnistía fiscal aprobada por el Gobierno del Partido Popular en 2012. El tribunal supremo español, en fallo de 8 de junio de 2017, dice sobre la amnistía fiscal: ‘viene a legitimar como una opción válida la conducta de quienes, de forma insolidaria, incumplieron su deber de tributar de acuerdo con su capacidad económica, colocándolos finalmente en una situación más favorable que la de aquellos que cumplieron voluntariamente y en plazo su obligación de contribuir'. Los de la OCDE no saben ser ni buenos socialistas.

Creo que superada la revisión reciente del Foro Global (Peer Review Group) y la visita de Gafilat, el Gobierno nacional debe respirar profundo, meterse un ansiolítico colectivo y entender qué está pasando alrededor del mundo con este tema de los ataques a la competencia fiscal por un organismo, no me cansaré de repetirlo, que no nace del Derecho Internacional Público. El derecho a la privacidad y a la confidencialidad se está violando y las cortes están empezando a restringir el acceso a información financiera a los Gobiernos, sin que medie un debido proceso. Malta y Suiza se le rebelan a la Unión Europea y las Islas Vírgenes Británicas (BVI) le niega acceso directo a la información confidencial de sus sociedades al Reino Unido. Los EE.UU. van a pasar su reforma fiscal bajando la tasa corporativa de 35 % a 15 % y hablan de establecer el principio fiscal de la territorialidad. La competencia fiscal se resiste a morir. Soplan vientos de cambio. Recordemos las sabias palabras de Aristóteles: ‘La paciencia es amarga, pero su fruto es dulce' .

ABOGADO