Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Hirisnel Sucre Serrano

Columnistas

Nuestro agro requiere tratamientos, no diagnósticos

Los seis Gobiernos posinvasión de 1990 - 2017 han tenido 16 ministros de Desarrollo Agropecuario

Nuestro agro requiere tratamientos, no diagnósticos
Nuestro agro requiere tratamientos, no diagnósticos

Durante la Feria Internacional de Azuero de este año, se dieron reuniones y encuentros con productores de diferentes rubros, haciendo diagnósticos con el Ministerio de Desarrollo Agropecuario y demás instituciones del sector agropecuario. ¡Más de lo mismo!

La agricultura panameña requiere de tratamientos y no de diagnósticos, como he titulado este artículo de opinión. Es un paciente ‘encamado' que necesita desde cirugías hasta tratamientos parenterales de urgencia; los diagnósticos son: ‘requete' conocidos. Lo urgente es establecer un Plan de Acción a mediano plazo por el actual Gobierno y que sea continuado obligatoriamente por los siguientes. Con políticas de Estado, no de Gobiernos o antojos del presidente o jefes de la cartera del Mida de turno.

Los seis Gobiernos posinvasión de 1990 - 2017 han tenido 16 ministros de Desarrollo Agropecuario, cuando lo ideal es que hubiesen sido solo 6; 63 % más de los necesarios, lo que ha impedido la continuidad de políticas públicas de Estado para este frágil sector que lo tienen en una mortal crisis.

Desde mi punto de vista, por mi experiencia y conocimientos, se deben concentrar esfuerzos en:

1) La tecnificación de todas las actividades de producción de los rubros que conformaban la canasta básica de alimentos y de los que tenemos excelente reconocimientos en los mercados internacionales; especialmente las frutas tropicales (banano, piña, mango, aguacate, papaya, guanábana) y las de ocasión para países con climas templados, de diciembre a abril de cada año, (melones, sandías, cítricos).

Igualmente la producción de carne bovina para cubrir la cuota anual de 60 000 toneladas, aproximadamente 10 000 novillos mensuales al mercado de Estados Unidos, establecido en el tratado de libre comercio (TLC) vigente con este estratégico socio desde 2011. Solo faltaría adecuar el laboratorio de residuos tóxicos, matriz animal del MIDA, para que se realicen otros análisis que el comprador exige. El hato ganadero del país de 1 millón 600 mil reses está en capacidad de abastecer el mercado nacional y el que nos brinda este TLC y otros de menor volumen, siempre y cuando con el mejoramiento tecnológico de la ganadería se incremente significativamente la productividad del hato nacional. Se eleve el promedio nacional de nacimientos de 52 % al 80 %, algo factible al mediano plazo con tecnología conocida y disponible: solo masificándola.

2) El Presupuesto de Funcionamiento, tanto del MIDA como de las demás instituciones del sector público agropecuario, se debe duplicar a partir de 2018 en relación al actual. Esto permitirá que este ministerio y las instituciones que son estrictamente técnicas logren cumplir su verdadera función: servirle de soporte al productor agropecuario de todos los rubros y niveles en cuanto al mejoramiento tecnológico para que incrementen su productividad (produzcan más en menos áreas de tierra o de unidad pecuaria con menor costo) a base de métodos y prácticas amigables con la conservación del medio ambiente.

Eso implica que los técnicos pasen más tiempo en el campo que en sus oficinas para ello deben contar con movilización, combustible, viáticos, repuestos para vehículos y demás recursos para desarrollar la trasferencia tecnológica al hombre del campo y su familia para que sea más eficiente obteniendo mayor utilidad y pueda vender a menor precio los productos al consumidor.

3) Restablecer el Sistema de Extensión Agropecuario, cuyo principal objetivo es conectar al MIDA y demás instituciones con todos los productores agropecuarios, cualquiera sea su nivel o tamaño y mediante un mecanismo de ‘doble vía' el técnico lleve, extienda o transfiera la tecnología generada o adaptada por la instituciones al productor de una forma sostenida y permanente a través de visitas, parcelas demostrativas, días de campo, ferias agropecuarias (sin tantos buhoneros, bailes y juegos mecánicos), utilizando metodologías de educación informal aptas para adultos. Podemos asegurar que el país, al mediano plazo bajo un esquema o mayor a este presentado, habrá logrado masificar tecnologías modernas en producción animal y agrícola que repercutan en agroalimentos de mejor calidad y precios para el consumidor nacional y la exportación, generando empleos y actividad económica en el Panamá rural y comarcal.

EX MINISTRO DE DESARROLLO AGROPECUARIO Y EX LEGISLADOR DE LA REPÚBLICA.