Temas Especiales

26 de Oct de 2020

Ebrahim Asvat

Columnistas

‘Fake News', noticias falsas

‘Fake News' no es un invento de Donald Trump.

Es la terminología utilizada para cuestionar la certeza en la información sobre hechos publicados por los medios tradicionales. Ha surgido en EE.UU. como un escudo frente a lo que se publica o se disemina a través de los periódicos, revistas y medios televisivos de corte liberal. En EE.UU. los liberales son de izquierda y los conservadores de derecha, pero es más una forma de describir a los que ponen más atención en avanzar los valores universales y promover cambios sociales frente a los que sobredimensionan la religión, la familia tradicional y el patriotismo nacionalista como fundamentos del Estado nacional.

En lo que ambas corrientes se concilian es en la visión del destino de EE.UU. en el mundo y la convicción en sus valores como los destinados a ser asimilados o impuestos al resto de la humanidad. EE.UU. tiene una marcada convicción de que su sistema de Gobierno, su humanidad y su manera de ver las cosas es como debe ser vista por todos. Así la mayoría de la información sobre los hechos del mundo que recibimos viene sesgadas de una forma de verla a través de los ojos de EE.UU. Es luego del estudio de los hechos con más detenimiento y el análisis de los investigadores y académicos cuando descubrimos la manipulación y la tergiversación de la realidad hacia un propósito definido.

‘Fake News' no es un invento de Donald Trump. Es una realidad de la manera como se maneja la información desde los canales de decisión en EE.UU. para comprometer al mundo a trazar una ruta de entendimiento en concordancia con la visión norteamericana.

Así fue el engaño de las armas de destrucción masiva del régimen de Saddam Hussein en Iraq. El suministro de Armas a Iraq para desgastar a Irán en la guerra entre ambos países. Y luego reversar su posición suministrando armas a Irán para combatir a Iraq. Ese mismo país, que tildó a Irán de ‘país del eje del mal', llegó a un acuerdo internacional para luego, con el cambio de Gobierno, volver a establecer nuevas sanciones. Tiene un serio problema de credibilidad en el Medio Oriente.

Pero ¿qué representan el Medio Oriente y el Asia Central para el mundo? Hay, lo que yo denomino, un ‘proceso de parto doloroso', donde volverá a ejercer el rol protagónico que ha jugado en la historia universal. La historia, como la vemos nosotros en nuestra marginalidad latinoamericana, es eurocéntrica y por ello nuestra ignorancia e incapacidad para entender los grandes cambios geopolíticos que se vienen desarrollando en el siglo XXI. En mi opinión, como bien lo señaló Barack Obama, Occidente, incluyendo a EE.UU., está pasando por un período de transición y necesitará ir ajustando sus estrategias, su visión y sus relaciones con el resto del mundo, especialmente con el Medio Oriente, Asia Central y China, es en ese sector donde se escribirá la historia del siglo XXI.

ABOGADO