Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Avatar del Mireya Lasso

Mireya Lasso

Columnistas

El cabezazo y la patada históricos

Atrás quedaron los días cuando ‘jugábamos como nunca y perdíamos como siempre'

El cabezazo y la patada históricos
El cabezazo y la patada históricos

Muchos seguiremos comentando porque, después de décadas de intentos fallidos, el patito feo se convirtió en un vistoso cisne de elegantes y coloridas plumas. Atrás quedaron los días cuando ‘jugábamos como nunca y perdíamos como siempre' o cuando el descontrol nos hacía sucumbir en los últimos aciagos minutos del partido. Gracias a ese cabezazo certero, a esa patada demoledora y al temple del resto de los jugadores, el pasado 10 de octubre la Sele nos permitió lanzar el grito anhelado: ¡Gooooool! Tenemos razón de sobra para sentimos orgullosos porque fue el boleto directo para compartir el escenario con los mejores del mundo. Somos uno de los 32 que integra ese grupo selecto y, gol fantasma o no gol fantasma, dejamos en el camino a nuestro victimario de hace cuatro años.

Tres nombres resonaron esa noche: Matador, Román, Blas. Aunque bien merecido, es justo reconocer que todos los jugadores comparten con el Bolillo, con su mal genio y carácter fuerte, el mérito de habernos puesto por fin en el camino anhelado. Reconocimiento también sin regateos merecen tantos exjugadores, conocidos por la afición, cuya contribución acumulada contribuyó al éxito final. Celebremos cuando nadie nos quita lo ‘baila'o'. Gracias a estos atletas, nuestro nombre brilla en el ambiente deportivo internacional, a diferencia de aquellos infames Panama Papers .

Ahora a mirar el futuro inmediato. Por los próximos siete u ocho meses, nuestra Sele debe prepararse adecuadamente, con entusiasmo y disciplina, celebrando partidos amistosos con equipos cuyo nivel y estilo nos brinden experiencias útiles no solo para el Mundial 2018 sino para el fútbol nacional. Vamos allá, como se dijo, a aprender y debemos aprovechar para ser estudiantes sobresalientes.

Todos tenemos muchas tareas por delante, sobre todo cuando la vara está a otro nivel. Comenzando con la Fepafut, que se ha hecho acreedora a muchos millones de dólares que nuestros muchachos le han ganado con su esfuerzo y pundonor; deben ser escrupulosamente bien utilizados, no dilapidados como el ejemplo de corrupción descubierto en la FIFA. La Selección Mayor, todas las Subs y la femenina deben recibir estímulos para mantenerse como serios competidores en fogueos y competencias internacionales. La LPF debe asegurar la organización de las ligas provinciales y lograr el patrocinio de empresas privadas. Las autoridades locales deben incentivar el uso y mantenimiento de las canchas en las diferentes comunidades; solo así se podrá responder a las aspiraciones de niños y jóvenes de ambos sexos, sobre todo de extracto humilde, que verán el fútbol con más esperanza no solo como un pasatiempo sino como una productiva actividad profesional, que los aleje de malos hábitos. Afortunadamente este deporte necesita solamente tres palos, un balón y un terreno plano, pero merece canchas, entrenadores competentes y equipos deportivos de calidad.

Tenemos que cultivar el semillero de nuevos ‘mundialistas'. Es imperativo que nuestros actuales héroes —'viejitos' y nuevos— tomen conciencia de la responsabilidad que tienen como modelo de conducta, tenacidad, disciplina y humildad para una juventud que los admira.

Los Gobiernos nacionales no deben escatimar en construir infraestructuras deportivas, becas para atletas prometedores, contratación de asesores capaces y brindar estímulos tributarios y otros para propiciar el ambiente de apoyo de empresas privadas. Y la hinchada con su fiel asistencia debe respaldar al equipo de su predilección y a los jugadores, estimulándolos con sus cantos y gritos conocidos.

Nos hemos dado a conocer hasta ahora en el mundo deportivo con nuestro boxeo, hípica, béisbol, atletismo, baloncesto, esgrima. Hoy, entra el Señor Fútbol con gran fanfarria. ¡Con cuánto orgullo veremos a nuestros mundialistas desfilar en la ceremonia de inauguración! Un escenario soñado.

EXDIPUTADA