26 de Sep de 2022

  • John Valbo Jorgensen

Columnistas

El secreto de la pesca continental en Panamá

El Lago Bayano es el único lugar del país donde existe una extracción comercial de pescado de origen continental

Para los habitantes de Panamá, el mar, sus productos y las actividades vinculadas a este son parte de la vida cotidiana y de la idiosincrasia del país. Pero además de mar, el territorio panameño tiene alrededor de 500 ríos y 180 cuerpos de agua con una superficie de 1232 km2 (cifra equivalente a la mitad del territorio de Herrera). Esto quiere decir que Panamá tiene una gran riqueza de aguas continentales y recursos vivos asociados.

Estudios recientes, realizados por la Organización del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo Centroamericano, indican que la pesca continental en Panamá da empleo a entre cinco y seis mil personas (un cuarto de todos los pescadores artesanales del país).

La pesca continental es más significativa en áreas rurales e indígenas, donde su principal función es obtener alimento para el pescador y su familia que, debido a sus condiciones económicas y su aislamiento, tienen difícil acceso a proteína animal, por lo cual la pesca juega un importante papel en complementar su dieta.

El Lago Bayano es el único lugar del país donde existe una extracción comercial de pescado de origen continental, y de donde la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá puede obtener datos sobre esta actividad. Se exporta casi la totalidad de la producción del Lago Bayano, que fundamentalmente es tilapia; mientras que la tilapia que se encuentra en los supermercados en el país es principalmente de origen extranjero.

La falta de reconocimiento de la pesca continental en Panamá, como en muchos otros países, repercute en una menor atención para la adecuada ordenación y acción para la conservación de estos recursos.

Por otro lado, existe una relación intrínseca entre el medio ambiente y la seguridad alimentaria; por lo tanto, la pesca y la existencia de ecosistemas acuáticos saludables inciden en la disponibilidad y el acceso a alimentos nutritivos para la población.

Lamentablemente, la intensificación agrícola y el aumento en el uso de fertilizantes químicos y pesticidas, el descargo de aguas negras de las ciudades y filtración procedente de minas, la tala de bosques que causa erosión y el depósito de sedimento en los sitios de desove son algunas amenazas para los ecosistemas de ríos y lagos.

La pesca continental en Panamá tiene un gran potencial para contribuir a la seguridad alimentaria y nutricional de la población y al desarrollo económico sostenible. Sin embargo, se requieren mayor información y datos para la adecuada planificación de desarrollo y la conservación de los ecosistemas.

Actualmente, la ARAP trabaja en la implementación de un Plan de Acción de Pesca Sostenible que promueve una mejora en la colecta de datos sobre el impacto de la pesca en el desarrollo sostenible y el beneficio que trae para las comunidades aledañas.

OFICIALES DE PESCA Y ACUICULTURA DE LA FAO.