La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Avatar del Julio César Caicedo Mendieta

Julio César Caicedo Mendieta

Columnistas

¡Que FIFA traslade el Mundial de Rusia, Ya!

Los ataques moscovitas mantienen hoy día en vilo a los países de Occidente y sobre todo a los Estados Unidos

Putin ha traído una nueva guerra fría al planeta contra los países de Occidente. En los últimos, años el Gobierno de Putin se ha sobrepasado en prácticas dolosas regando toda clase de especies ofídicas en sus intervenciones, sean estas en la guerra, en Olimpíadas y más recientemente con sus relaciones diplomáticas.

La diplomacia de Putin se nota a leguas que es de un Estado agresor, pues sus diplomáticos son de una forma u otra militares con preferencia de la policía secreta. Las prácticas de dopaje sistemático ruso, que les valieron la pérdida de más de 49 medallas olímpicas del último certamen mundial. El ataque con ondas ultrasónicas a la Embajada gringa en Cuba, que dejó 24 víctimas con lesiones cerebrales (esas armas solo las desarrolla el Kremlin), la gravísima acusación de la primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, quien señala directamente al Gobierno moscovita de ser el autor del ataque en el que se usó un agente nervioso para asesinar a Sergei Krispal y a su hija el recién pasado 3 de marzo en Salisbury, Inglaterra, con un producto diabólico que solo se produce en los laboratorios estatales de Rusia.

Los ataques moscovitas mantienen hoy día en vilo a los países de Occidente y sobre todo a los Estados Unidos de América y es que han acabado con la tolerancia en 25 países de Occidente que por el momento se han visto en la necesidad expulsar a 140 ‘diplomáticos' rusos que por añadidura la mayoría son militares especialistas en toda suerte de armamentos y técnicas.

Rusia con sus prácticas sistemáticas de la muerte, después de la caída de la Unión Soviética, ha provocado una situación más tensa en el mundo, que cuando la Guerra Fría después de la Segunda Guerra Mundial.

Aunque las reglas de la FIFA se apegan estrictamente al deporte como tal, a lo peor no tomarán medidas contra Rusia, pero no es justo que un país que practique el mal en forma planificada y descarada, sea beneficiado con la celebración de un certamen con la relevancia de un Mundial de Fútbol. Va siendo hora de que no se permita ninguna acción de espionaje ruso y evitar que el nuevo Rasputín extienda sus tentáculos fuera de sus fronteras.

ESCRITOR COSTUMBRISTA.

EL AUTOR RESIDE EN EL DISTRITO DE LA PINTADA, EN EL BELLÍSIMO CORREGIMIENTO: EL POTRERO.