La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Bolívar González

Columnistas

FITO Espino, 65 años de cumbia panameña

‘FITO Espino tiene una extensa carrera musical llena de éxitos, logrados con su acordeón y su conjunto Aires Istmeños a lo largo y ancho del territorio nacional'

Roberto FITO Espino Villarreal, al referirse a la música típica popular panameña se expresa de la siguiente manera: ‘La cumbia panameña es muy diferente a las cumbias de Colombia, de México; es decir, de la cumbia universal y eso definitivamente se lo debemos a los grandes compositores de la cumbia inspirada e interpretada en los violines. Fueron ellos los que dieron esa melodía, esa diferencia; la utilización de tonos mayores y menores, relativos y vecinos. Es por ello por lo que me quito el sombrero para honrar a estos violinistas que fueron capaces de evolucionar la cumbia de la Región del Canajagua principalmente, al grado de crear el Danzón Cumbia, tan lleno de calidad melódica y armónica, en donde se expone todo el sentimiento del hombre campesino'.

FITO Espino tiene una extensa carrera musical llena de éxitos, logrados con su acordeón y su conjunto Aires Istmeños a lo largo y ancho del territorio nacional. Reconocido como el CHAPARRO gigante de la melodía, como El látigo tableño o simplemente como el Rey del carnaval tableño.

Este gran artista es reconocido por ser el primero en dar a conocer y hacer famosas las piezas musicales: Mal de amores (Mal de amor), de José de la Rosa Cedeño, Los sentimientos del alma de Francisco CHICO Ramírez y de éxitos foráneos como: Ese muerto no lo cargo yo, La Balandra, El aguardientoski. Nunca permitió que esta complacencia que le hacía a su público con aquellos temas influyera en su interpretación genuina de las Cumbias y Danzones Cumbias que lo hicieron famoso.

Inicia su carrera en su pueblo, Las Tablas, nació en el barrio de Punta Fogón, pero a la edad de cuatro años se traslada a la Isla, perteneciente al barrio de El Chócolo, en donde ha vivido toda su vida. Sus inclinaciones musicales las desarrolló con una armónica, con la cual amenizaba cumpleaños, fiestas navideñas, fiestas escolares; hasta que logra adquirir un acordeón ya usado y destartalado.

El acordeón maltrecho se lo reparó un señor de nombre Rogelio Córdoba, quien vivía en el barrio La Tronosa. Resultó ser nada menos que GELO Córdoba, quien reparó el acordeón; artista que entre sus mayores logros y méritos está el de haberse responsabilizado por el desarrollo de la Cumbia del Canajagua, inspirada en el violín, trasladándola a un acordeón Honner de un solo chorro de teclas. No sería el único encuentro de FITO con GELO Córdoba.

En oportunidades ya como profesional del acordeón, FITO compartió escenarios con otro pionero de la cumbia interpretada en acordeón, Claudio Castillo. Esto valió para que el día menos pensado un amigo del barrio se presentara en su transporte público Panamá – Las Tablas, con el encargo de don Claudio de ir a cumplir en su nombre un compromiso adquirido con GELO Córdoba.

Se trataba de que fuera a Pedasí al entierro de GELO Córdoba, cuyo cuerpo inerte su amigo llevaba en la parte superior del busito de transporte e interpretara una pieza de la autoría de GELO pues, Claudio, por asuntos de trabajo, no podía cumplir con el compromiso adquirido. GELO y Claudio habían acordado que al morir uno de los dos, el sobreviviente debía asistir a su entierro e interpretar en su acordeón una pieza original del difunto.

El Maestro Clímaco Batista con su violín acompañó a FITO para que cumpliera con este encargo. La pieza No me olvides, de la autoría de GELO Córdoba, fue interpretada a dúo con el violín y el acordeón de estos grandes artistas.

La carrera artística de FITO Espino está llena de anécdotas y situaciones alegres y divertidas, pero también de momentos familiares muy difíciles, muy tristes. Estos hechos han sido recogidos en un original libro sobre su vida; relatados y escrito por familiares, amigos y testigos que han dado fe de la calidad humana de este gran artista, hoy retirado de su carrera profesional.

Refieren hechos que dejan ver su gran humildad y la de su incondicional amigo recientemente fallecido, Roberto PAPI Brandao, quienes participaban siempre colaborando en campañas en pro de la niñez, eventos de iglesia y en especial en los referentes a la Parroquia de Santa Librada, patrona de los tableños.

ESCRITOR, FOLCLORISTA Y COMPOSITOR.