La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Abdiel Rodríguez Reyes

Columnistas

Marx, un rayo

‘En ocasión del bicentenario del natalicio del gigante de Tréveris, se hacen la siguiente pregunta: ¿qué es el marxismo?'

En nuestro medio, no pocas veces provinciano y conservador, una fecha conmemorativa como el bicentenario del natalicio de Marx casi pasa desapercibida. En lugar de la constante autarquía que nos caracteriza, debemos estar abiertos a pensar globalmente. El pensamiento de Marx es como un rayo, una descarga eléctrica potente, la cual después de caer, se escucha el trueno. No nos quedemos solo con el ruido, sino, ahondemos en su origen. Si hacemos una búsqueda elemental en —Google Books Ngram Viewer— nos percataremos de su peso bibliométrico.

El Polo Ciudadano conmemoró esta fecha consciente, como lo ha dicho con mejor claridad Rosa Luxemburgo, de que aún no se le ha sacado todo el provecho al arsenal crítico de Marx. En ocasión del bicentenario del natalicio del gigante de Tréveris, se hacen la siguiente pregunta ¿qué es el marxismo? Como loor a su legado. Vamos a comentar brevemente las cuatro intervenciones de esta actividad, la cual tuvo lugar en la Universidad de Panamá.

Primero, participó (virtualmente) Alejandro Fernando González, el cual es maestro en Estudios Latinoamericanos de la UNAM, economista y profesor de crítica de la economía política en la FCSyP-UNAM, se aproximó a Marx a partir de las hipótesis de Bolívar Echeverría, de acercarse a Marx en lo que denominó ‘la sustancia Marx': el de sus propios escritos contenidos en las Marx-Engels-Gesamtausgabe (MEGA) y sus biografías, sobre esto último, Fernando González hizo un recorrido desde la biografía clásica de Franz Mehring hasta la reciente de Gareth Stedman Jones, pasando por la de Francis Wheen y Mary Gabriel, entre otras.

Mario Enrique de León, estudiante de Sociología y uno de los jóvenes más productivos, inició su intervención señalando que el marxismo no es un dogma, a saber, del maniqueísmo del que fue expuesto en el pasado. Seguido, explica, lo que sí es: una ideología, a saber, en su sentido transcendente, en cuanto a una visión del mundo que busca transformarlo; para Mario, el marxismo como ideología supera la dicotomía bueno – malo, es en síntesis un método científico que devela el carácter fetichista del capitalismo.

Dalys Batista de Pérez, profesora de Trabajo Social, feminista y militante del Partido del Pueblo, complementa la actividad con el tema de género, de mucha importancia para el debate, el cual queda muchas veces al margen. Señala Dalys que el feminismo y el marxismo no son incompatibles, todo lo contrario, se complementan y tienden puentes en la comprensión del mundo en aras de su transformación. La división del trabajo por sexo y el trabajo no asalariado son fundamentales para comprender la dinámica del capitalismo. El resultado de estas cuestiones es que la revolución tiene que ser feminista o no lo será.

Olmedo Beluche, doctor en Humanidades, con maestría en Estudios Políticos y profesor en el Departamento de Sociología de la UP, compañero comprometido con la lucha social y popular, explaya toda una gama de problemas concretos y políticos que nos sugiere toda lectura comprometida de Marx. Señaló un tema de fondo que cruza todo el pensamiento de Marx —y, Engels por supuesto— sobre la centralidad de la reproducción de la vida como elemento constitutivo del marxismo, donde el ser humano aparece como apéndice de los modos de producción capitalista. Ante las distintas visiones posmodernas en boga en las universidades, nos recuerda Beluche, no hay que abandonar la lucha de clases que bifurca la anatomía de la sociedad.

Las cuatro participaciones tenemos que verlas de forma holística, cómo se van complementando entre sí, para tener una imagen completa de Marx. De la erudición bibliográfica de nuestro amigo González, hasta la teoría de la praxis que nos brindó el compañero Beluche, pasando por los temas tratados por Mario y Dalys; es decir, hemos tocado diversos temas desde el prisma del siglo XXI, en donde debemos retomar la preocupación de Luxemburgo de sacarle todo el provecho posible al pensamiento revolucionario de Marx; en particular la inacabada tarea de la undécima tesis de Marx, de transformar el mundo, la importancia en la tradición germánica de la crítica, y, además, las discusiones tácticas y estratégicas de la coyuntura y los cambios estructurales necesarios a partir de la teoría y práctica revolucionaria de Marx.

INVESTIGADOR EN LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.