La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Virgilio Correa

Columnistas

Desde las cimas del Barú a los establos de Augeas

El recorrido de este gobierno se inicia en el primer refugio del Barú, lleno de niebla y tormenta

Las cimas del volcán Barú se encuentran a unos 3,475 msnm. Desde esa altura viene en picada el actual gobierno panameño elegido dudosamente en mayo del 2014, que a menos de un año de existencia, podría terminar trágicamente en los establos de Augeas, que se encuentran llenos de inmundicias y suciedad bajo el nivel de los mares corruptos que bañan todo el istmo panameño.

El recorrido de este gobierno se inicia en el primer refugio del Barú, lleno de niebla y tormenta, cuando en principio una minoría de tres partes, erigiéndose en una mayoría simple le arrebatan a su ex gobierno el poder, gracias al apoyo de la Cruz y la Espada, con la complicidad del alto dinero Istmeño, haciéndole ojitos a un pueblo inmerso en muchos problemas y desorientado en sus capacidades electorales y democráticas. Algo que prueba que las elecciones generales del año próximo no van a cambiar nada, lo único que permiten es revolver la vasenilla llena de impurezas. El resultado será siempre el mismo, como ha sido desde 1903.

El fracaso rotundo de este gobierno en todos los sentidos, no es otra cosa que el producto acumulado de una gran cantidad de vicios exponenciales, que han corroído todo el aparato público de Panamá.

Nada nos puede hacer pensar que el próximo gobierno será mejor que el actual, porque el aparato es el mismo y está colapsado. Pensar lo contrario es alimentar una falsa esperanza, de la cual no podemos ser cómplices. Los espejismos nunca han construido una verdadera República democrática. Ellos solo construyen un populismo nefasto y Panamá no está exenta de esa realidad, en un cierto futuro inmediato.

Las elecciones de mayo 2019 no van a cambiar nada en absoluto. Todos los candidatos hacen parte del sistema de las prebendas, arreglos de salones, juega vivo y desde luego la reelección será el nombre del juego patrocinado por el mismo Tribunal Electoral, con ciertos agravantes sustentados en las vendettas de los protagonistas de turno.

Los partidos políticos y los gamonales decidirán quienes gobernarán del 2019-24. El pueblo no está en capacidad de decidir nada, toda vez que cuando ya los partidos hayan elaborado el menú general, el pueblo volverá a votar como lo está haciendo desde 1903, sin ninguna posibilidad de exigir reformas o cambios.

El nuevo estribillo de los ‘independientes' es otra falacia. Nadie es Independiente pues somos gregarios por genética. En vez de independientes preferimos ver a gremios tales como los cocineros, hoteleros, panaderos, educadores, obreros, rabiblancos, mecánicos, etc., defender sus intereses, sus ideales, su especie, sus compañeros, como clases socio profesionales unidas y solidarias por su causa común. De esta manera los partidos políticos se portarán mucho mejor.

Al final todo esto prueba que la sociedad panameña está bloqueada, está enajenada, está cohibida, le falta algo o algo está haciendo mal, pues no logra convalidar sus deseos y sus realidades, el día de las elecciones generales cada cinco años y elige cada quinquenio un gobierno peor que el anterior.

EMPRESARIO

==198==========

Nada nos puede hacer pensar que el próximo gobierno será mejor que el actual, porque el aparato es el mismo y está colapsado'