Temas Especiales

26 de Oct de 2020

Antolino Herrera Castillo

Columnistas

Somos lo que pensamos

El precio es como un termómetro; sus variaciones nos indican el estado de la economía o hacia dónde va

Lo que nos pasa en Panamá tiene una connotación política, religiosa, económica y social. Teólogos y estudiosos profundos de las escrituras señalan que la situación presente y el devenir, ya están delineados en la Biblia hace unos 4000 años. Citan, por ejemplo, al libro de Isaías, capítulo 24, o el libro de Habacuc, capítulo I, quien, me parece, presenta un contenido exacto de lo que puede acontecer en Panamá en materia de justicia y sus derivados.

Durante el papado de Juan Pablo II, el líder soviético Mijaíl Gorbachov viaja a Roma y habla con el papa y desde ahí enuncia al mundo: ‘el socialismo es un fracaso; nos olvidamos de dos cosas: nos olvidamos de Dios y nos olvidamos de los beneficios del comercio exterior'. Según economistas, los rusos tenían problemas con la planificación de la producción y el manejo de la variable precio. El precio es como un termómetro; sus variaciones nos indican el estado de la economía o hacia dónde va. También si lo asocias con el ingreso o sueldos de las personas obtienes un indicador social. La indigencia, por ejemplo.

Otro caso muy conocido; los Estados Unidos de América. Recuerda Ud. cómo se propuso su gloriosa democracia (Abraham Lincoln). ¿Cómo acuñaron sus billetes de a dólar con el título de ‘IN GOD WE TRUST', (EN DIOS CONFIAMOS). Si ve el billete, al lado izquierdo hay una pirámide (la estructura más estable) y en la cúspide ve al ojo todo avizor; es el ojo de Dios. Luego a la derecha ve la emblemática águila calva americana, símbolo de poder y soberanía. Los billetes americanos contienen un tratado de espiritualidad o teología pura. Ahora su secreto es el dinero, luego el trabajo, la familia y por último Dios. Esto lo señaló un crítico de esta sociedad, el pastor y vidente David Wilkerson hace unos años. Leer su texto, El LLAMADO FINAL; Al Borde del Holocausto Financiero. Editorial Vida, 1999. Aquí se señala el descalabro financiero del año 2008 y sus consecuencias (la bolsa de valores cayó 777 puntos).

Wilkerson también denunció que la sociedad americana, al momento de elegir dignatarios no le importaba su vida privada, siempre y cuando la economía funcionara bien o que los llenaran de billetes. Hoy día esta economía no tiene ni billetes ni buenos mandatarios, pero sí mucha inmoralidad, y la deuda estatal más elevada del mundo (23 trillones de dólares). Ahora están enfrascados en una guerra comercial con China, con muchas probabilidades de perder. El canadiense Harvey (Pablo) Steell, sacerdote católico (1971-1998), vidente y conocedor profundo de la sociedad norteamericana, decía: ‘China va a dominar el mundo'. También decía: ‘El mundo está llegando a su fin, todo lo indica'. Transcurría el año de 1971 cuando este sacerdote se atrevía a hacer sus predicciones, que no profecías, que no es lo mismo.

En cuanto a Panamá, podemos ver el libro de Habacuc en la Biblia, capítulo 1:1-4. La profecía que vio el profeta Habacuc. 2) ‘¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré, y no oirás; y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvarás? 3) ¿Por qué me haces ver iniquidad, y haces que vea molestia? Destrucción y violencia están delante de mí, y pleito y contienda se levantan. 4) Por lo cual la ley es debilitada, y el juicio no sale según la verdad; por cuanto el impío asedia al justo, por eso sale torcida la justicia'. Como la justicia está sobre todo, su ausencia crea más violencia, muerte, sangre y amén de gente iracunda. En lo económico más pobreza y anarquía en todos sus órdenes. ¿A qué nos vamos a aferrar en Panamá? ¿A algún ateo o legislador perdido, a pesar de sus vestiduras blancas?

ECONOMISTA Y DOCENTE UNIVERSITARIO.