28 de Sep de 2022

  • Eduardo A. Reyes Vargas

Columnistas

Al nuevo director de la CSS

La convierte en una institución ‘codiciada' por los comerciantes, industriales, importadoras y distribuidoras

Resta casi un año al nuevo director de la CSS para dar algunas soluciones a conocidos problemas. Se impone la priorización. ¿Usará el principio de Pareto?

Ya es conocedor de la Institución por acompañar al exdirector.

La CSS maneja alrededor del 20 por ciento del presupuesto nacional. Adquiere muchos y variados insumos, medicamentos, etc.

La convierte en una institución ‘codiciada' por los comerciantes, industriales, importadoras y distribuidoras.

Mientras gerencia crisis en estos meses, le sugiero hacer una fuerza de tarea comprometida exclusivamente con la CSS, para que al final usted le sugiera al nuevo Gobierno qué deben hacer para renovarla y sacarla de shock que vive. Unido a las diferentes opiniones dadas sobre nuestra CSS.

‘Usted fue un crítico de anteriores administraciones. Es momento para comenzar a enderezar las rutas'

Desde una reforma a la Ley o elevar la institución a rango constitucional. Si el Canal es importante, la salud más. Uno le sirve al mundo, la otra a nuestro pueblo.

Evalúe la existencia de cargos superfluos que, de seguro, existen y amplían la burocracia y gastos. La estructura de cargos administrativos de los servicios a la salud ha crecido y la atención no ha mejorado.

Revise si hay nepotismo o nombramientos sin méritos. No importan sus relaciones dentro de la jerarquía de la CSS o fuera de ella. Altos salarios no justificados, etc. Trasládelos a donde puedan servir mejor o tome decisiones más radicales.

Estas nefastas prácticas, que han ido creciendo a lo largo de años, han dañado la moral de nuestros funcionarios por décadas. Ya se conocía una baja moral en un estudio realizado por el entonces director, profesor Jované. Desconozco si han actualizado este tipo de importantes estudios.

El capital humano hace la institución. Si padece una baja autoestima, ello puede explicar en parte la crisis de atención y otros serios problemas.

Evalúe viajes. Que sean los que ayuden a la institución. No con otros fines. Hay algunas reuniones internacionales que son beneficiosas para la CSS, pero son minoritarias. Solo los viajes de perfeccionamiento profesional que redunden en beneficios para todos y no solo al elegido, son válidos.

Al próximo Gobierno se le exigirá austeridad y lucha frontal contra la corrupción, a la que parece no escapar nuestra CSS.

La población no se ha idiotizado, a pesar de algunos medios de comunicación. Es callada y estoica.

No cargue con el dolor tangible e intangible de los asegurados.

Usted fue un crítico de anteriores administraciones. Es momento para comenzar a enderezar las rutas.

Si el propósito agazapado es privatizar programas de la CSS por instrucciones foráneas, nos enteraremos muy pronto.

Hago esta escueta reflexión, pues, aunque ya no pertenezco a la CSS como médico, soy asegurado y la he querido siempre por lo que significa para los más indefensos.

La conocemos, pues se nos dio la oportunidad de servirle como médico y en otras posiciones administrativas.

Lo hicimos con entrega y cuando tuvimos la percepción de que se pisoteaba la dignidad del asegurado, preferí renunciar irrevocablemente al último cargo faltando casi año y medio de esa gerencia, sin importarnos las consecuencias de ello. Guardo esa nota.

Hemos usado las reflexiones escritas y divulgadas en algunos medios de prensa para combatir las debilidades de nuestras instituciones, aún siendo parte de esa gerencia donde trabajé.

Por supuesto, traía sus descontentos.

‘Lavar los trapos sucios dentro de las mismas', solo lo acepto en problemas familiares.

La ciudadanía debe conocerlos. Lo primero parece complicidad.

No me parece juicioso, después de salir de cargos con buenos honorarios, despotricar. Se hace la crítica en el momento y si no hay respuestas, se renuncia a tiempo.

Todos los programas de la CSS son valiosos.

Nunca antes ha habido una campaña contra la corrupción y a favor de la rendición de cuentas como en estos últimos quinquenios. Es la respuesta a esa lacra creciente.

La población mayoritaria está nauseante. Y hablará en próximas elecciones.

Ni aún con el cerco de Estados Unidos preinvasión la CSS cayó a donde hoy está.

La mejor de las suertes. Que la Junta Directiva, máximo organismo responsable de la CSS, lo ayude.

MÉDICO INTERNISTA.