Temas Especiales

13 de May de 2021

Migdalia Fuentes de Pineda

Columnistas

Diógenes Sagel y el periodismo comprometido

Hace unos días recibí la triste noticia del deceso de un guerrero idealista.

Hace unos días recibí la triste noticia del deceso de un guerrero idealista. Un hombre que no tuvo límites en su lucha por hacer realidad sus sueños. Como un buen peleador caminaba al frente del batallón sin esperar nada a cambio. Celoso de su tropa y aguerrido en la contienda. Paradójicamente lo comparo con la acción de un militar, a pesar de que era un civilista a carta cabal.

Me refiero a Diógenes Sagel. Periodista imbatible, luchador incansable, insobornable y defensor de muchas causas justas, casi perdidas, por la supremacía de los poderosos que dominaban el espectro de una de las provincias más prósperas del país: Chiriquí. En la provincia, por lo menos, quienes peinan canas, recordarán la lucha intestina de Diógenes contra las tarifas leoninas de la Empresa Eléctrica de Chiriquí.

Mis recuerdos se remontan a los inicios de la década del 60, cuando, siendo una adolescente, iniciaba mis estudios secundarios en el Colegio Félix Olivares en David, imbuida de todas esas ideas revolucionarias adquiridas durante los cursillos de Capacitación Social que dictaba nuestro querido líder Ricardo Arias Calderón.

Había agitación en Chiriquí. La actividad política. Los sucesos de enero de 1964. El poderoso sindicato bananero. La necesidad de una universidad para Chiriquí. La mala distribución de la riqueza y la tierra en manos de unos pocos.

En medio de ese tropel de ideas y de acciones conocí a Diógenes Sagel, El director de El Chiricano, un periódico valiente, de denuncia y que le valió a Diógenes muchos enemigos, sobre todo de la clase adinerada. A pesar de mi corta edad, no dudé en unirme a ese periódico como columnista.

Ingeniero agrónomo, se graduó en Rutgers University, New Jersey. Estados Unidos, pero abrazó el periodismo como su profesión hasta el último día de su vida. Dio su apoyo a la creación del Grupo Estudiantil Ricardo Miró, en el que militábamos muchos jóvenes entusiastas y patriotas que sabíamos que el país estaba en nuestras manos. Hoy día, muchos de ellos excelentes profesionales y algunos retirados de la vida pública.

Diógenes Sagel fundó además La Revista Cumbre que abrió espacio a plumas conocidas y a noveles escritores. Fue corresponsal del periódico El Mundo, el primer periódico hecho en el sistema offset en Panamá y el primero en ofrecer espacio a la reportería de provincia.

Perteneció a esa pléyade de periodistas, época de oro, que marcaron pautas en el quehacer del periodismo en Chiriquí. Santiago Anguizola Delgado, Ramón Guerra, Ramón Cano, Próspero Vargas, Víctor Franceschi, Medoro Lagos, Juan B. Gómez, Mariano Ramírez y Mario J. de Obaldía, entre otros.

Sus ideas y su respeto a la democracia y al poder del pueblo (nunca fue político) le valieron presidio y exilio. En 1968 se opuso rotundamente al regimen militar que derrocó al expresidente Arnulfo Arias y esto le valió el destierro por diez años. Él, con su familia, buscó refugio en Estados Unidos para dar su respaldo al presidente derrocado.

Al regresar de Estados Unidos y alejado de los vaivenes de la política, regresó a la tierra para cultivar café en Potrerillos Arriba y trajo el codiciado cardamomo, en ese momento una innovación en la industria del café. No olvidó, sin embargo, sus avatares en el periodismo. Se asoció con gente talentosa como Carlos Iván Zúñiga y su esposa Sydia; el escritor Eduardo Morgan, el banquero Enrique Jaramillo, la educadora Nixa Ríos y tantos otros profesionales que nutrieron con sus escritos, las columnas de la revista Cumbre, que se imprimía en una imprenta de su propiedad y que fue reconocida mediante una premiación como la mejor publicación periodística del interior.

Diógenes obtuvo varias distinciones, tales como Periodista del Año y el Premio por haber llevado, por primera vez el sistema de impresión offset a Chiriquí y, a pesar de estos reconocimientos, fue una persona sencilla, alejada de todo lo glamoroso, firme en sus convicciones nacionalistas, defensor y promotor entusiasta de todo lo que se relacionaba con su amada provincia.

PERIODISTA