Temas Especiales

10 de May de 2021

Saúl Rolando Cortéz Chifundo

Columnistas

Conjunto monumental, sin educación patrimonial

La Ley N° 47 de 8 de agosto de 2002 declara Conjunto Monumental Histórico el Casco Antiguo de la ciudad de Colón.

La Ley N° 47 de 8 de agosto de 2002 declara Conjunto Monumental Histórico el Casco Antiguo de la ciudad de Colón. Dicha área monumental está formada por las manzanas y calles correspondientes al trazado urbano original de la ciudad. Edificaciones, conjunto de edificaciones y espacios abiertos adquieren categoría de monumentos históricos nacionales. Sin embargo, es innegable la falta de educación patrimonial por parte de la comunidad. Ello, pone las clases populares en desventaja.

Sin duda, esta ley constituyó un esfuerzo por acortar el distanciamiento de las nuevas generaciones de colonenses con ese glorioso pasado local, que se rememora con nostalgia, en el relato de nuestros ascendientes. Lamentablemente, es casi nula la valoración ciudadana de lo patrimonial. Esta sintomatología comunitaria podría atender a la falta de una acción educativa que otorgase plusvalía (de prestigio) al Antiguo Casco de la ciudad de Colón.

Este conjunto de bienes histórico-monumentales, entendidos como una herencia perteneciente al pueblo colonense, es lo que designamos como Patrimonio Histórico. Cabe destacar que, además del aspecto histórico, también se deben valorizar los aspectos artísticos y excepcionalidades de estos bienes. Desde el pensamiento crítico, vale la pena apuntar que la noción de Patrimonio va ligada con la formación de vínculos sociales, lo que refuerza la idea de cohesión social.

El ámbito del patrimonio implica un espacio donde se manifiestan lo identitario, lo ideológico y las disputas de poder entre sectores sociales. Así lo confirma Simonne Teixeira cuando señala: ‘… la idea de patrimonio constituido tan solo por bienes históricos y artísticos, casi siempre están representados por edificaciones del clero, del Estado y de la élite'. Basta un vistazo a la mencionada Ley N° 47 de agosto de 2002 para confirmarlo.

En este sentido, el proceso de Renovación urbana puede contener un germen gentrificador que ha encontrado arraigo en esta falta de educación patrimonial de las clases populares. En medio de esta disputa social, la educación patrimonial se constituye en un vehículo contundente para establecer el balance ideal en la correlación de fuerzas entre los distintos sectores de la sociedad colonense.

Se percibe, entonces, que abandonar por tantas décadas el Conjunto Monumental Histórico del Casco Antiguo de la ciudad de Colón, constituye un intento hegemónico estatal por deconstruir la cultura social coexistente dentro de la ciudad. Al parecer, las formas culturales de economías foráneas encaminan un proceso de expropiación a la colectividad de la ciudad como patrimonio histórico. La ciudad, como patrimonio, podría ser sustraída del uso y disfrute público.

En suma, esta herramienta de inclusión social debe actuar en todos los niveles y modalidades de nuestro sistema educativo. Debemos entender que, si la sociedad colonense no tiene una formación patrimonial, jamás habrá conciencia patrimonial. La educación patrimonial constituye un vehículo para el empoderamiento del colonense respecto a su ciudad como patrimonio histórico-monumental. El bien patrimonial es un recurso educativo que robustece la identificación colectiva y pertenencia al patrimonio para percibir su dimensión histórica, conocerlo para admirarlo, tomar conciencia, comprometerse en cuidarlo, conservarlo y preservarlo.

DOCENTE