Temas Especiales

07 de May de 2021

Virgilio Correa

Columnistas

Bolsonaro con B de Brasil

Hace tres semanas vaticinamos que Bolsonaro ganaría cómodamente las elecciones presidenciales

Hace tres semanas vaticinamos que Bolsonaro ganaría cómodamente las elecciones presidenciales, y que además tendría un Parlamento muy renovado, despejándole un escenario favorable a su gobernabilidad. Bueno parece que todo se le cumplió.

Tristemente, la prensa temeraria, la izquierdista populista, la ‘fake news', las redes amarillas y algunos intelectuales, interpretan a Bolsonaro con V de Venezuela y m de Maduro, acusándolo de todo tipo de calificativos subjetivos y descalificadores.

Ya ganó Bolsonaro y empezaron los ataques ese mismo día. No ha empezado a gobernar y ya lo están destruyendo.

Al día siguiente (2da feira) de descanso con su familia, Bolsonaro recibió en su residencia a todos sus 52 diputados electos. Por ahora es la segunda bancada más grande del Parlamento, pero ya ese día, habían solicitudes de muchos otros diputados sin bancada, para agrandar esta cifra mágica y pasar a ser la fuerza más grande en el Parlamento, de la primera potencia económica de Latinoamérica.

Brasil es un régimen presidencial con genética europea, que le sirvió a De Gaulle para inspirarse en su Quinta República de 1958, junto a su amigo militar peruano, embajador de Perú en Inglaterra durante la Segunda Guerra Mundial, que le hablaba siempre de la Sur América grande.

Es un régimen presidencial a megamultipartismo con ademanes parlamentarios heredado de un colonizador a orígenes soberanos populares, es muy normal el multipartidismo y es histórico.

En Brasil hay hoy 17 partidos: 8 partidos son socialdemócratas, de izquierdas, extrema izquierda, comunistas, ecologistas, etc.; 6 son del Centro: liberales, centro derecha o izquierda de la derecha, etc., y por último, el partido de Bolsonaro, el PSL junto al PTB y el PSC.

La izquierda tendrá no más de 148 diputados (37.5 %). El Centro Liberal-Derecha se hará con 176 diputados (44.6 %) y Bolsonaro y sus genuinos asociados en el nuevo Gobierno controlarán 70 diputados (17.8 %) para un total de 394 diputados.

En cuanto a la representación por partidos en la Asamblea de Diputados tenemos: el PT (Lula), 56 o 14.2 %; PSL (Bolsonaro), 52 o 13.2 %. No obstante, este número puede crecer mucho por todos aquellos diputados sin grupo en el Hemiciclo y seguidores ideológicamente del nuevo presidente. Como pueden apreciar, el partido de Bolsonaro y el de Lula tienen los mismos diputados. El tercer partido es el Progresista, con 37 diputados, seguido del PSD, con 32 y el 5to partido es el PSD. Después sigue una fila india de doce partidos más.

En el Senado todo es menos complicado. La izquierda opositora solo tiene 17 senadores y Bolsonaro tiene 20. Los otros 22 senadores podrían darle el apoyo a Bolsonaro en función de los temas.

En resumen, Bolsonaro no solo ganó con una mayoría confortable, sino que la coalición de la NO izquierda populista del Brasil, solo le permitió a la Izquierda tener 148 diputados; o sea que esto permitirá a Bolsonaro hacer muchas maniobras para sacar adelante su Gobierno y poder gobernar con eficiencia. Esta situación parlamentaria y que se repite en el Senado con más comodidad, es contraria a la situación que tiene Donald Trump en un país bipartidista. A Bolsonaro le será más fácil gobernar Brasil que a Trump los Estados Unidos.

EMPRESARIO