Temas Especiales

10 de Apr de 2020

Avatar del Julio César Caicedo Mendieta

Julio César Caicedo Mendieta

Columnistas

Tendremos otra Navidad con la chequera de los cínicos

‘Esa situación se da en todas las Navidades, pero con más fuerza en las Navidades del año preelectoral, como esta'

No lo duden. La plata suya y mía. O sea, parte del dinero de los impuestos que nos cobra implacablemente el Gobierno será utilizado por los bellacos de siempre. ¡Ah!, ¿y quién quita que algunos cínicos tengan acceso a plata sucia de lavados locales e internacionales, narcotráfico o de los robos y peculados?

Ustedes verán cómo transportan al filo de las madrugadas y a pleno sol con aguaceros, los regalos, como chécheres electrónicos, pailas, jamones, colchones baratos y roscas de pan que serán el primer factor de presión, al asomo de la campaña que termina el 5 de mayo de 2019.

¿Qué veda ni qué trasmallos sin camarones? A esos corruptos de la política y la miasma, nadie les impide la enorme contaminación moral y pordiosera que provocan en las sensibles mentes de los panameños más necesitados con sus extravagancias y apabullantes despliegues cargados de dádivas con sabor político.

Esa situación se da en todas las Navidades, pero con más fuerza en las Navidades del año preelectoral, como esta.

¡Preocupante! Miren si el pecado capital de la avaricia los ha trastornado tan acremente, que no encuentran bates para su ansiedad de ‘jonrones', pues me he topado con dos viejecitas en la montaña sin mecedoras para balancear sus huesos, pero sí con lavadoras, lavadoras que no han usado nunca porque no hay energía eléctrica en sus ranchos.

Yo espero que alguna autoridad con dos dedos de frente (está difícil) se pronuncie y diga en 30 segundos de televisión que los voy a pagar yo, con la venta de limones persas de esta semana, para que les diga a esos coyotes de nuestra política rastrojera que no sea más elocuente el mercadeo navideño de las campañas políticas, que el glorioso significado de la llegada de la luz al mundo cristiano.

Si quieren yo les escribo un mensaje de amor y paz antes de irme de vacaciones a Catatumbo a ver a mi comadre que tiene siete huérfanos y no estar inmerso e impotente aquí en mi patria ante esta grosería demoniaca, porque no es envidia, es dolor por lo que hacen con la cornucopia del Canal y de nuestros impuestos.

ESCRITOR COSTUMBRISTA.