La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Avatar del Julio César Caicedo Mendieta

Julio César Caicedo Mendieta

Columnistas

Intolerancia ‘kuna'

‘[...] Rosa no ha cometido ninguna violación contra el derecho de autor [...]'

El objetivo de este comentario es el de responder en términos relativos, ciertos y respetuosos, hasta donde se pueda, a todo aquel que no sea de Panamá y se atreva a criticar sin razón a la bellísima Señorita Panamá Universo 2018, Rosa Montezuma.

La crítica hacia la que nos representa orgullosamente en Tailandia fue por el uso de una prenda de vestir con motivos kunas y de eso el mismo presidente de este certamen en Panamá, César Anel Rodríguez, aclara que Rosa no ha cometido ninguna violación contra el derecho de autor ‘ni ha cometido ningún desliz'.

Entonces. Los kunas históricamente son novísimos en Panamá, ellos son realmente colombianos que huyeron despavoridos del caribe paisa, porque el Imperio español dictó una real orden de exterminio de los kunas, porque se aliaron con los ingleses para atacar a los barcos castellanos y eso fue hace poco, a principios del siglo XVII, es por eso que los únicos que tienen petroglifos y arte precolombinos en piedras en territorio panameño, son los chocoes y los guaymíes, nuestros verdaderos autóctonos. Es más, son tan intolerantes los kunas que han matado a escopetazos a sus vecinos santeños y nadie les dice nada.

Ahora bien, de todas las áreas comarcales de la única en donde sentí que no era territorio panameño fue precisamente en las kunas. Aclaro y perdonen el ‘yoyo', pero Yo me conozco hasta las más insignificantes quebradas de mi país, menos el territorio invadido por los kunas en el siglo XVII. Existen kunas de islas y kunas de tierra, casi todos ellos botan las medicinas que les entregan las caravanas de salud del Minsa, menos el ‘Mentholatum' y el alcohol.

Aquellos son lugares en donde prevalecen más requisitos y violencia que en la frontera mexicana con los Estados Unidos de América, ¡no jodan!

Veamos: tienes que pagar la entrada. Sin embargo, cuando los kunas invaden, porque ellos invaden territorios vírgenes del resto del país como Arraiján, las islas de San Miguel en el Pacífico, San Miguelito, Tocumen, la 24 de Diciembre y ciudades terminales en donde viven apiñados en una sola casa, nadie les dice nada. Al contrario, los políticos partidistas ven el potencial de votos y los meten en sus partidos. Otra: cuando el turista nacional o extranjero acude a esas poblaciones, si le toman una foto a un palito de guandú le cobran, te limpian el bolsillo si pasas con tu celular delante de un grupo de damas tejedoras y te quitan groseramente el teléfono móvil y tienes que pagar de acuerdo al número de las artesanas.

Hasta ahora, los kunas se han levantado en armas contra Panamá una sola vez, en 1925, y los dominamos. Y eso que tengo amigos kunas profesionales y obreros que aceptan ser panameños. Pero la receta que les viene con el Imperio chino, bajo el denominador ganar-ganar, no la van a soportar. Yo propongo unos cinco milloncitos de chinos procedentes de Yulin, en donde se comen hasta 10 000 perros en un año, de manera que como se nieguen a vender los perros flacos que tienen, posiblemente se los coman a ellos mismos en una batea de ‘tulemasi'.

ESCRITOR COSTUMBRISTA.