La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Avatar del Mireya Lasso

Mireya Lasso

Columnistas

Panamá estará de pie

‘[...] las palabras de Francisco: ‘Panamá, tierra bendita, tierra de esperanza, encuentro de culturas, continentes, mares, pueblos, corazones'. Estaremos de pie para hacerlas realidad'

Panamá estará de pie

Durante los últimos días hemos vivido un ambiente de energías positivas y de sana alegría desbordado por miles de jóvenes provenientes de todas partes del mundo, cuyos ánimos inspiran lo mejor al corazón y a la idiosincrasia del panameño. Bienvenido ese aire refrescante que nos estimula a católicos y no católicos por igual a prestar debida atención al mensaje vivificante y conciliador que, desde nuestro suelo, dirigirá al mundo entero el papa Francisco durante los próximos tres días. Los ojos y los oídos de todos los países de la tierra estarán pendientes de las palabras del sumo pontífice, porque, además de ser el guía espiritual por excelencia de la grey católica, es un líder reconocido y admirado en todo el mundo, sin importar el credo religioso que cada uno profese o no profese.

La decisión anunciada en Cracovia al escoger Panamá como sede de la JMJ2019 nos causó gran alegría, pero también suprema preocupación al poner en tela de juicio nuestra capacidad para satisfacer a cabalidad las exigencias de un evento como este. Afortunadamente los diez días que ya han transcurrido, conocidos como las prejornadas en diferentes diócesis, han resultado ser ocasión de descubrimientos y regocijo que genuinamente nos deben llenar de satisfacción y orgullo. Muchas cosas buenas han quedado demostradas.

Hemos descubierto que se preparó y se ha puesto en marcha una eficiente organización con participación coordinada y armónica del Estado, la Iglesia católica, la empresa privada y miles de voluntarios. Por mencionar algunos elementos: el trámite expedito de inmigración y aduanas de ingreso al país, sin sacrificar los controles adecuados; la ampliación de facilidades aeroportuarias y puestos fronterizos; el sistema ordenado de transporte público masivo de buses y de ambos trenes urbanos, especialmente el Metro 2, cuya operación parcial es posible gracias al esfuerzo adicional de los trabajadores que lo construyen; la disponibilidad de cientos de centros hospitalarios y de salud con sus médicos, enfermeras, auxiliares y brigadistas dispuestos a brindar los servicios rutinarios o de urgencia necesarios a todos los niveles de atención; la organización de la seguridad de los peregrinos en todas las áreas donde se ubiquen, incluyendo el uso de tecnología policial de punta para la vigilancia y comunicaciones ágiles, sin detrimento de la seguridad y protección del resto de la población; jornadas de reforestación y contra la contaminación ambiental en playas y barrios; la oportuna información sobre lugares y tiempos de las actividades en la capital; la adecuación de centros educativos para albergar peregrinos; el reforzamiento de la tecnología para la comunicación telefónica e internet dispuesta para los cientos de medios extranjeros.

A estos preparativos debemos añadir la contribución de la jerarquía eclesiástica, la solidaridad de otras denominaciones religiosas, la generosidad de las familias de acogida que en todo el país abrieron sus hogares a los peregrinos, y todos los que durante las prejornadas les compartieron nuestra cultura, costumbres y hasta les enseñaron sus labores cotidianas. Notemos también el singular mensaje papal a las etnias originales reunidas en la comarca Ngäbe Buglé, instándolas a preservar y cultivar sus raíces; y la silla donada en parte por humildes residentes de El Chorrillo para ser ocupada por el papa durante la consagración del altar de la Catedral Basílica Santa María La Antigua.

Enaltecemos nuestro país cuando nos proponemos. Movidos por el entusiasmo juvenil que hemos compartido, toca eliminar el odio y la maledicencia que nacen del Maligno para reemplazarlos por el amor, alegría y paz inspirados en las palabras de Francisco: ‘Panamá, tierra bendita, tierra de esperanza, encuentro de culturas, continentes, mares, pueblos, corazones'. Estaremos de pie para hacerlas realidad.

EXDIPUTADA