La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Avatar del Ricardo Arturo Ríos Torres

Ricardo Arturo Ríos Torres

Columnistas

Harari y el Siglo XXI

‘Ideario básico de Harari: la historia no hace concesiones. La realidad está compuesta de muchas hebras'

E nrique Lowinger, estudiante de Cultura Literaria de la USMA, con residencia en Israel, me obsequia un libro excepcional: 21 lecciones para el Siglo XXI. Lamento estar jubilado, pues tendría como referencia ese texto en mis clases en la Universidad Católica Santa María La Antigua.

La obra es inusual, y nunca hice una reseña que rompiera paradigmas como las que comparto, atrevidamente, con mis lectores.

Ideario básico de Harari: la historia no hace concesiones. La realidad está compuesta de muchas hebras. La sabiduría como la estupidez humana fomentan reflexiones. El mundo global ejerce una presión sin precedentes sobre nuestros valores; se accede, ilegalmente, en la vida interior de los individuos y al cerebro humano a través de la opresión institucional.

La info y biotecnología propician dictaduras digitales, la cuales remodelan e imponen el modo de vivir. La revolución biotecnológica nos lleva a la inteligencia artificial y al impacto de la automatización; los ciborgs y algoritmos bioquímicos. Aprenderemos a diseñar cerebros. La época nos obliga a cuestionarnos: ¿Quiénes somos? ¿Cuál es el significado de la vida?

Hoy es más peligroso pensar con actitud crítica en el futuro de nuestra especie. Debemos elegir entre la discusión libre frente a la autocensura, pues está en juego la libertad de información y expresión.

La ética global se enfrenta al reto de aprender a pensar por sí mismos y valorar la igualdad con la libertad. Los niños hambrientos carecen de libertad y derechos. La elite corrupta prolonga su poder creando crisis periódicas.

Los desafíos del Siglo XXI nos obligan a desarrollar nuevos modelos sociales, económicos, políticos y filosóficos ante la revolución educativa y psicológica que valora a los humanos como individuos. El acceso al internet es esencial como parte del bien común y la movilidad social.

La racionalidad procesa datos y detecta las emociones humanas. Hoy somos minúsculos chips. Los algoritmos carecen de emociones e instintos viscerales, ellos establecen un régimen de vigilancia global al estilo de George Orwell en la novela 1984.

Los piratas informáticos manipulan a los votantes con la base de datos que poseen. Las elecciones en todo el mundo serán controladas y seremos humanos degradados. La propiedad de los datos permitirá conocer los secretos más profundos del ser interior y remodelar la vida orgánica e inorgánica.

Los sensores biométricos harán de La metamorfosis de Kafka y la Filosofía del Absurdo de Camus una trágica realidad. La política es un circo emocional, el cual es un peligro para la libertad e igualdad. Somos piezas de una única línea de producción automática. Urge una nueva entidad global ante un universo inédito.

El Siglo XXI propiciará las sociedades más desiguales de la historia. Los súper ricos podrán comprar la vida misma. La casta superior construirá muros y fosos que la separarán de las hordas hambrientas. El mundo será dominado por entidades súper inteligentes, pero no conscientes. Las religiones determinan la política en varios países y la confrontación es más peligrosa. La legitimidad del Estado moderno se basa en la seguridad de mantener la esfera pública libre de la violencia política y delictiva.

El andamiaje nuclear, el ciber o el bioterrorismo son más alarmantes por el poder destructivo. Los principales activos económicos son el conocimiento técnico e institucional más que los campos petrolíferos. La estupidez humana es una de las fuerzas negativas más importantes de la historia.

La guerra nuclear es una amenaza existencial; el colapso ecológico puede desencadenar catástrofes apocalípticas. El hábitat se degrada, los ecosistemas desaparecen, el deshielo polar es un peligro latente, nos acercamos a puntos de inflexión. La moral, el arte, la espiritualidad y la creatividad son capacidades humanas universales incrustadas en nuestro ADN.

El laicismo proporciona una visión del mundo positiva y activa. Los laicos tienen una brújula moral ajena al fervor religioso. La verdad se basa en la observación y la evidencia. La libertad es el sustento ontológico de los laicos, se reclama el derecho a dudar. El pensamiento liberal desarrolla una confianza inmensa en el individuo racional, enseña a pensar por sí mismo. Lo esencial es pensar sin ataduras ideológicas o religiosas. La mayor parte de las ideas está modelada por el pensamiento grupal y no por la racionalidad individual. El saber es revolucionario.

La mente es un objeto formado por la historia y la biología, nunca está libre de manipulación. Somos víctimas del arte del engaño por los políticos y empresarios con su propaganda engañosa.

El cambio es la única constante. Nada perdura. El cuerpo, el cerebro y la mente cambian a cada momento. La conciencia es el mayor misterio del universo. La humanidad se enfrenta a revoluciones sin precedentes; lo prioritario es aprender cosas nuevas y romper los paradigmas. Marx y Engels así lo comprenden al afirmar que todo lo sólido se desvanece en el aire, incluyendo su ideología.

Las migraciones al ciberespacio son inevitables. La identidad dependerá de los implantes informáticos, el reinventarnos será una constante. La flexibilidad mental y el equilibrio emocional son esenciales ante la velocidad creciente del cambio real y el hackeo al ser interior. Cada generación necesita una respuesta nueva. ¿Cuál es el sentido de la vida ante un cataclismo personal y social?

El libro se organiza en cinco capítulos. La objetividad del autor es relevante.

Referencia bibliográfica: Harari, Yuval Noah. 21 lecciones para el Siglo XXI / Barcelona: Penguin Randon House, 2018. 399 p.

HISTORIADOR, ESCRITOR Y DOCENTE.