La Estrella de Panamá
Panamá,25º

12 de Nov de 2019

Avatar del Mariela Sagel

Mariela Sagel

Columnistas

El Hospital del Niño

El elefante blanco' que envisionó el Dr. Belisario Porras en 1924, se brindaba la atención a los infantes en la planta baja de ese edificio

El lunes 15 de abril se llevó a cabo, finalmente, la licitación para la construcción del nuevo Hospital del Niño, en el terreno que por 65 años ocuparon las oficinas de la Embajada de Estados Unidos, en lo que se conocía como avenida Balboa y hoy llamamos Cinta Costera. Una licitación que ha esperado siete años en llevarse a cabo, tras la promesa de destinar este solar a la urgente necesidad de prestar algo tan apremiante como la atención sanitaria de la población infantil.

Haciendo un poco de historia, voy a referirme a sus orígenes y las intervenciones que ha tenido a lo largo de los años. El hospital se llama oficialmente Hospital del Niño Dr. José Renán Esquivel, que fue su director desde el año 1962 hasta su jubilación. Su creación data de la administración del presidente Ernesto de la Guardia Jr. (1958), quien mediante una ley lo estableció como una entidad autónoma, que sería regentada por un patronato. Desde que se había inaugurado el Hospital Santo Tomás, ‘El elefante blanco' que envisionó el Dr. Belisario Porras en 1924, se brindaba la atención a los infantes en la planta baja de ese edificio.

Uno de los pediatras que estuvieron muy ligados a la creación del Hospital del Niño fue el Dr. Rodolfo Arce, que propuso al Club de Leones de Panamá construir un hospital solo para niños. Esto ocurrió en 1939 y la idea fue acogida con entusiasmo por el entonces presidente de ese club cívico, Pablo Durán, quien en 1947 inició una colecta para hacer realidad esa necesaria institución de salud. La colecta se hizo ‘viral', como se dice en términos de redes hoy día, al colocarse en el parque de Santa Ana un termómetro de tamaño gigante que marcaba la cifra a la que se aspiraba llegar y cómo iba la colecta. La meta era entregar un edificio equipado y en condiciones de ser puesto al servicio y atención de los niños.

Fue el presidente Enrique Jiménez quien donó el terreno donde hoy está el hospital, entre calle 34 y el Hospital Santo Tomás. La construcción duró dos años y se entregó el edificio equipado al Club de Leones en enero de 1950. Se conservan documentos de la recolecta realizada y de los planos y trabajos de inspección. Esta primera estructura tenía dos pisos y en 1961 se construyeron dos más. Su primer director fue el Dr. Leopoldo Benedetti, y después el cargo lo ocupó el inolvidable galeno Dr. José Renán Esquivel. A partir de esa fecha, la institución como tal ha ido evolucionando y, gracias a la visión de los médicos que la han dirigido, así como de los clubes cívicos que han apoyado su gestión, ha impartido seminarios médicos, formación de pediatras, cuarto de recién nacidos, sala de infectocontagiosos, salas para las madres y otras muchas necesidades se han ido llenando.

En 1974 el patronato compró un terreno en la calle 34 para construir el anexo No. 1 que ofrecería los servicios de terapia intensiva, quemados, neonatología y docencia. En ese nosocomio se atienden a los asegurados hasta los 15 años, descongestionando los hospitales de la Caja de Seguro Social. Después vino el anexo No. 2, que alberga las oficinas administrativas y se inicia la prestación de otros programas que van modernizando la atención al infante. El Hospital del Niño ha recibido donaciones de fundaciones privadas, clubes cívicos, iglesias, universidades (mediante convenios) y hasta de Gobiernos extranjeros que le han permitido hacer remodelaciones e incorporado nuevos servicios.

En diciembre de 2010 la Embajada de Estados Unidos entregó al hoy presidente Juan Carlos Varela (entonces canciller) el terreno que había ocupado por 65 años. Un año antes, el ministro de Economía de entonces había anunciado que en ese privilegiado terreno se construiría un edificio altísimo llamado ‘Torre Financiera', que acabó conociéndose como ‘La Tuza'. Empezó una batalla campal que llevó a unir en un solo frente a jóvenes del Kolectivo, profesionales de la ingeniería y arquitectura, así como toda persona consciente de que era impensable la construcción de una estructura como esa al lado de dos hospitales al servicio del pueblo. Se pagaron millones por los planos de ese edificio, millones que no estoy segura de que el Estado haya recuperado.

Finalmente, en 2012, y derrotada la propuesta faraónica de la construcción de la torre, el entonces presidente, Ricardo Martinelli, entregó el terreno al Patronato del Hospital del Niño, prometiendo su construcción.

Han pasado siete años y apenas hace una semana se celebró la licitación, presentándose dos consorcios para hacer realidad una necesidad urgente. Durante la gestión Varela el tema ha recibido muy poca atención. En declaraciones a los medios, el ministro de Salud dijo que la comisión evaluadora se tomará ‘su tiempo' en escoger a un ganador y de allí se podrán iniciar los trabajos. Es muy importante que la ciudadanía esté vigilante de que este hospital se haga realidad muy pronto y que el nuevo Gobierno asuma el tema de salud como una prioridad.

ARQUITECTA Y EX MINISTRA DE ESTADO.