Temas Especiales

20 de Apr de 2021

Aramís Averza Colamarco

Columnistas

Con inteligencia y esperanza

Tin, Marín, de Do, Pingue. Este fue. No, Nega, Ñagare. Nada de eso.

Tin, Marín, de Do, Pingue. Este fue. No, Nega, Ñagare. Nada de eso. En estos momentos a los que nos acercamos a la escogencia de nuestras autoridades por un período de cinco años, de ninguna manera, podemos dejar al azar y sin utilizar la inteligencia que nos dio Dios, la escogencia de los mismos. Sea el que salga, estará al frente de nuestro país, Asamblea, distrito y corregimiento, durante los próximos cinco años, si el mundo, no se destruye antes.

Por lo tanto, nuestros abuelos, padres, hijos y nietos, nos exigen una escogencia analítica e inteligente. Nuestro voto no puede estar condicionado a: un jamón, hojas de zinc, pacha de seco, saco de cemento, bloques, arroz, poroto, carne, un abrazo, un beso o una promesa, de eso nada. Dicho sea de paso, no se sienta culpable, agarre todo lo que le den de todos los que le quieran ofrecer y exija más y mucho más, hay que quitarles algo, pero al momento de votar, en ese momento que se encuentre rodeado de proselitistas, pero al mismo tiempo aislado, deposite su voto hacia la persona que usted considere que tiene las mayores posibilidades, de mejorar las condiciones de usted, sus familiares y el país.

Ni el suéter ni la gorra ni el jamón deben condicionar su voto y en cuanto a la amistad, recuerde que amigo es el que no perjudica ni deja que me perjudiquen, de lo contrario no es amigo. Si tú eres mi amigo, pero al mismo tiempo un bribón, ten la gentileza de no solicitarme mi voto y así mantendremos nuestra amistad.

Todos sabemos cómo está el país y por los problemas que estamos pasando, entonces es nuestra obligación escudriñar adecuadamente entre los distintos candidatos, con el fin de determinar aquel que, según nuestro criterio y entender, represente las mejores posibilidades para desarrollar un mejor Gobierno en el futuro y es a ese candidato al que debemos darle nuestro voto de confianza y esperanza.

Ya ‘tá bueno de que si ‘está bonito', que si ‘‘tá feo', que si me dio o no el jamón o el melocotón o un abrazón, eso es superfluo. Con toda la calma del mundo, siéntese relajadamente a investigar, a leer, hasta podernos formar un criterio sobre los que tienen mejores probabilidades de gobernar adecuadamente nuestro país. Por falta de información no, en la internet y periódicos hay muchísima; claro, no todo lo que se dice es cierto, pero se puede discernir sobre la verdad, de la mejor posibilidad y apostar a ella, dándole su voto.

Por supuesto, si ya ‘tá amarrado con un candidato, olvídese, compa, pa'lante.

Pero si usted está ‘fuera del latón' y se considera un panameño de a pie, reflexione, piense, lea, respire profundo y al momento de ejercer su voto, que el mismo sea producto del análisis inteligente de la información disponible, con toda la esperanza de que el mismo sirva para generar un mejor futuro a todos los panameños.

DOCENTE