Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Avatar del Jorge Luis Macías Fonseca

Jorge Luis Macías Fonseca

Columnistas

Las tareas para el alcalde de Colón

Luego de la elección del burgomaestre del distrito de Colón, muchísimas son las tareas que debe asumir

Luego de la elección del burgomaestre del distrito de Colón, muchísimas son las tareas que debe asumir. En medio de una desazón y desconfianza, producto de la mala gestión del alcalde anterior que llevó al desbarajuste al distrito, debe darse un gran esfuerzo para que la esperanza vuelva al colonense.

La ciudad perdida, y duramente afectada por una Renovación Urbana que no ha resuelto nada, debe atenderse con la seriedad que eso demanda. El pequeño comerciante, una de las víctimas de ese mal proceso renovador debe ser reivindicado.

Una de las tareas pendientes, y por ello urgente por definir, es el destino de los espacios que surgen por el derrumbe de edificios. Para muchos es el camino de un gran negocio inmobiliario que parece estar en perspectivas. Pero además tener claridad sobre el estilo arquitectónico de las nuevas estructuras que han de levantarse en el caso de la ciudad definido por Acuerdo Municipal y por Ley como ‘Sitio de Interés Histórico'.

Las finanzas municipales deben ser fortalecidas, las grandes empresas que desarrollan actividades económicas (puertos, ferrocarril, canal, AES) deben retribuir responsablemente al distrito de Colón.

Los servicios básicos —agua, luz eléctrica y recolección de la basura— deben ser eficientes y por ello, llegar de la mejor manera al ciudadano colonense. La ciudad debe ser aseada e iluminada, igual que el resto del distrito. Por ello, las juntas comunales, el representante de corregimiento y el alcalde, deben tener una armónica relación que permita el desarrollo de fines y objetivos.

Debe ordenarse el distrito en lo relativo a la señalización vial y a las nomenclaturas de calles, edificios y lugares. Deben ponerse las cosas en su lugar y regresar a los comportamientos éticos y morales para el diseño de una sociedad en donde no tenga cabida la chabacanería.

Urge un gran proyecto deportivo que vele por el desarrollo del deportista, pero además por las infraestructuras físicas adecuadas para el deporte. Igualmente debe mirarse el problema de la inseguridad. Y con la preocupación del caso, ver el asunto referido al número importante de bandas delincuenciales que afecta a nuestra juventud.

Es necesario la exaltación de nuestros valores en todos los ámbitos y la instauración de la figura del historiador de la ciudad. Las consultas ciudadana se hacen impostergables y los fondos de la descentralización deben pasar por ellas. El museo de Colón, una Casa de la Cultura y un Palacio Municipal, son obras que no pueden ser aplazadas. Los centros de salud deben dar la mejor de las atenciones y las escuelas del distrito deben estar en óptimas condiciones para el desarrollo del proceso enseñanza-aprendizaje.

El Himno a Colón y sus símbolos no pueden faltar en las oficinas, escuelas y colegios. Hay que profesionalizar al recurso humano profesional para garantizar un buen servicio.

No hay absolutamente nada, salvo las acciones y proyectos dependientes del Gobierno central, que no pase por la municipalidad, en donde el jefe es el alcalde. De manera que en manos del burgomaestre elegido está gran parte de la solución a nuestros problemas.

DOCENTE UNIVERSITARIO.