30 de Nov de 2022

  • Virgilio Correa

Columnistas

Cortizo piensa diferente al Grupo de Lima

Interesante el ‘approche' de Cortizo al tema del Grupo de Lima, sobre el éxito del grupo de Contadora en el siglo pasado.

Interesante el ‘approche' de Cortizo al tema del Grupo de Lima, sobre el éxito del grupo de Contadora en el siglo pasado.

El 5 de junio de 2016, el líder de ‘Peruanos Por el Kambio', Pedro Pablo Kuczynski (PPK), ganó en segunda vuelta a su opositora Keiko Fujimori. Ambos personajes hoy condenados y en la cárcel.

A escasos cuatro meses de haber ganado las elecciones, el 21 de octubre de ese mismo año, PPK ya hacía declaraciones tajantes, pero respetuosas sobre la inexistencia de la democracia en Venezuela.

Algunos dardos envenenados de la selva peruana fueron enviados a Maduro desde Machu Picchu, a través de la prensa inca por PPK desde julio 2016 hasta febrero 2018.

El Grupo de Lima surge tras la Declaración de Lima del 8 de agosto del 2017, luego de que los países afines a esta instancia y algunos otros no lograran activar en la OEA la Carta Democrática Interamericana sobre Venezuela por la ruptura del orden constitucional del mencionado país, debido al bloqueo de votos a favor de la resolución por parte de países caribeños. Estos países son más a fines a Venezuela que a Suramérica. De hecho están más cerca y reciben mucho petróleo de Miraflores, pero de Suramérica reciben muy poco, porque incluso los ignoran diariamente. Excluyeron a los caribeños, y al hacer eso cometieron un error, y sobre eso parece hace alusión el presidente panameño entrante, al referirse a las (anacronías) del Grupo de Lima.

El 13 de febrero de 2018, el presidente del Perú, Pedro Pablo Kuczynski, revocó la invitación al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

El 15 de febrero de ese año, la 2da vicepresidenta peruana declara ‘non grato' a Maduro, excluyéndolo de todos los actos de la Cumbre de las Américas de Lima.

El 21 de marzo renuncia PPK, después que Maduro lo había sentenciado meses atrás de que ¡'iría a la cárcel por corrupto y que se caería antes que él mismo'! Ambas cosas ocurrieron y Maduro sigue sentado en Miraflores.

Días después, el nuevo presidente Vizcarra concede que ratifica la decisión del Grupo de Lima de excluir a Maduro de la Cumbre de las Américas de Lima 2018.

En abril, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que no asistiría a la cumbre.

En declaraciones a la prensa local, el presidente electo de Panamá empleó palabras muy atinadas, serias y responsables sobre el tema del Grupo de Lima.

Compartimos sus luces sobre geopolítica y el Grupo de Contadora, toda vez que Venezuela es un país caribeño, más parecido a Centroamérica que a Lima y Suramérica. Un futuro grupo caribeño, forjado en PANAMÁ —como lo fue Contadora décadas atrás— tendría mejores resultados que el de Lima, sobre todo si es incluyente de todos y se forja la paz duradera, como ocurrió en Centroamérica a finales de los setenta del siglo pasado. PANAMÁ es puente de esperanza y CORTIZO tiene toda la experiencia para forjar ese grupo caribeño inclusivo, junto a su equipo de trabajo.

En ese sentido pensamos que Cortizo y Carrizo pueden desempeñar un mejor papel que el desempeñado por Varela y Saint Malo desde hace más de dos años, con relación a la dicotomía exponencial entre Venezuela y el Grupo de Lima, que tanto daño le hace a la región.

CORTIZO dijo que estaba ‘anuente a hacer de componedor en ese conflicto', incluso agregó que ‘Maduro no era el único problema, porque habían muchos otros...', o sea que se necesita de una solución integral a múltiples problemas vigentes.

Nos entusiasma su proposición y creemos que Panamá estará en buenas manos a partir del 1 de julio próximo y que ojalá logre ayudar a resolver la crisis de Venezuela y la región.

MIEMBRO DE UPLA E IDU.