La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

Esther Kuisch Laroche

Columnistas

2019: ¿por qué un año de las lenguas indígenas?

Cerca de 400 millones de personas en 90 países hablan unas 7000 lenguas.

Cerca de 400 millones de personas en 90 países hablan unas 7000 lenguas. De estas, casi la mitad (2680) está en peligro de desaparecer en los próximos 100 años, si no hacemos nada hoy. La mayoría de estas lenguas se consideran indígenas. Todas ellas son depositarias y portadoras de cultura, conocimiento, valores e identidad.

Se trata de sistemas únicos de comprensión del mundo, desarrollados y acumulados a lo largo de miles de años. Por eso, su desaparición equivale a perder un tesoro cultural que forma parte del patrimonio inmaterial de la humanidad y representa un empobrecimiento para las comunidades a las que se impide transmitir su lengua materna a sus hijos e hijas.

Por lo tanto, las Naciones Unidas proclamaron el 2019 Año Internacional de las Lenguas Indígenas, y designaron a la Unesco como organización encargada de facilitar las acciones que conduzcan a preservar, revitalizar y promover las lenguas indígenas.

En la actualidad, muchos padres y ancianos están dejando de transmitir a los niños y niñas las lenguas indígenas. Esta ausencia del diálogo lleva a la pérdida de principios éticos ancestrales, sus vínculos con la tierra y sus valores tradicionales.

Las razones detrás de la desaparición de las lenguas son diversas, y plantean retos excepcionales a los pueblos indígenas. Estos pueblos sufren desventajas educativas, pobreza, migración, reubicación forzosa y otras formas de exclusión social. Todos estos factores pueden debilitar una cultura o una lengua hasta hacerla desaparecer.

La realidad nos muestra que estas lenguas continúan perdiéndose a una velocidad preocupante, a pesar de su gran valor. Por ello, es preciso que los países adopten medidas nuevas y urgentes local e internacionalmente para salvaguardarlas.

‘Un tercio de las personas que viven en extrema pobreza en el mundo pertenecen a comunidades indígenas, del mismo modo que en muchos países, las legislaciones favorables a los pueblos indígenas siguen siendo incompatibles con otras leyes que tratan de la agricultura, la tierra, la conservación, y las industrias forestales o mineras, según Victoria Tauli-Corpuz, relatora especial de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas'.

La Unesco reconoce los saberes y prácticas indígenas, los cuales han hecho también grandes aportes en la gestión de la biodiversidad. Su programa LINKS, relativo a los Sistemas de Conocimientos Locales e Indígenas, se preocupa por la enseñanza de los conocimientos tradicionales en la educación formal e informal, así como por reforzar su transmisión. Algunas comunidades indígenas ya han instaurado sus propios mecanismos para fortalecer la enseñanza de sus lenguas y en ciertos países se han elaborado textos para la enseñanza de las ciencias, historia, matemática.

La ONU considera a las lenguas indígenas como instrumentos para el desarrollo, la protección de los derechos humanos, el mantenimiento de la paz y la reconciliación de los pueblos.

La Agenda 2030 y los Objetivos para el Desarrollo Sostenible tienen entre sus objetivos garantizar el acceso igualitario de los pueblos indígenas a todos los niveles de educación y formación profesional. El empleo de lenguas indígenas en la educación y en la formación es parte de la estrategia para su logro.

El Año Internacional de las Lenguas Indígenas ofrece la oportunidad de reconocer las amenazas relacionados con las lenguas y los conocimientos indígenas y prepararnos para revitalizarlas y protegerlas por medio de iniciativas innovadoras. Propone acciones sobre áreas clave y pasos a seguir para: mejorar la calidad de vida, la cooperación internacional, reforzar el diálogo intercultural y, reafirmar la continuidad cultural y lingüística.

El Año Internacional se propone contribuir al logro de los objetivos de los instrumentos normativos internacionales relativos a los pueblos indígenas, en particular la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (2006), el Convenio sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional del Trabajo, 1989, y el documento final de la Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas (2014).

También tiene por objeto promover el Plan de Acción del Sistema de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y otros textos regionales y nacionales pertinentes, así como facilitar el cumplimiento del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible 2030.

Para promover el uso de las lenguas indígenas y reforzar el alcance del Año Internacional, la Unesco anima a los interesados a unirse al llamado de promocionar las lenguas indígenas a través de la campaña mundial #LenguasIndígenas, #SomosIndígenas.

DIRECTORA DE LA OFICINA MULTIPAÍS DE LA UNESCO EN SAN JOSÉ. REPRESENTANTE PARA COSTA RICA, EL SALVADOR, HONDURAS, NICARAGUA Y PANAMÁ.