La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Avatar del Franklin Castrellón Morales

Franklin Castrellón

Columnistas

En riesgo cuenca del Canal

‘[...] el problema pertenece a una institucionalidad en crisis que debe ser examinada y corregida por el Gobierno entrante mediante una reforma constitucional'

Al agradecer distinción que le hiciera recientemente el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp) al otorgarle la Medalla J. J. Vallarino, el antropólogo y ecologista panameño, Stanley Heckadon, hizo una seria advertencia: el riesgo que representa para la cuenca del Canal ‘la acelerada y descontrolada urbanización a la vera de la autopista Panamá-Colón'.

El prestigioso investigador del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) precisó que ‘las invasiones de tierras y surgimiento de barriadas brujas se extienden veloz desde cerro Patacón hacia el norte, y de Colón hacia el sur'. En pocos años, ‘un cinturón de barriadas brujas, basureros clandestinos y aguas servidas, atravesará la cuenca del Canal, acelerando la pérdida de calidad de las aguas del Chagres y de los lagos Gatún y Alhajuela, que abastecen los acueductos de Panamá, Colón, La Chorrera y Arraiján'. Incluso se mostró asombrado de ver ganado pastando a escasa distancia de la toma de agua de la planta potabilizadora de Mount Hope.

Desde hace 20 años, Heckadon ya había hecho una advertencia en tal sentido en su obra, ‘La cuenca del Canal: deforestación, contaminación y urbanización'. Hoy día, al frente del Laboratorio Marino del STRI en Punta Galeta, Heckadon deploró ‘el estilo de desarrollo destructivo en Colón', mediante el cual ‘miles de hectáreas de bosques han sido talados y rellenados para todo tipo de proyectos'. Resultado de ello ha sido el colapso del sistema de drenaje de Colón, haciendo más frecuentes las inundaciones en esa ciudad y sus alrededores.

La Ley 19 de 1997 orgánica de la Autoridad del Canal (Art. 6) otorga a la ACP ‘la autoridad, la administración, mantenimiento, uso y conservación del recurso hídrico de la cuenca hidrográfica del Canal'. Para cumplir esa responsabilidad, la Junta Directiva creó la Comisión Interinstitucional de la Cuenca Hidrográfica del Canal (CICH), pero sin la jerarquía para obligar a las instituciones que la conforman a cumplir su responsabilidad de proteger la cuenca y sus fuentes hídricas.

Heckadon, quien participó en el Diálogo de Coronado, que dio lugar al Título Constitucional del Canal y a su ley orgánica, deplora que la ACP haya recibido la responsabilidad, mas no la autoridad para decidir lo que debe y no debe hacerse para garantizar la capacidad de la cuenca para producir agua en cantidad y calidad suficiente para el consumo humano y las operaciones del Canal. ‘¡Es hora de dotar a la ACP de este mando!', dijo categóricamente.

Preocupado sobre el tema, consulté a un viejo miembro de la CICH, y este —sin demeritar la autorizada opinión de Heckadon— vio un riesgo en que la ACP reciba tal autoridad. ‘Sería crear un país dentro de otro con todos los defectos y perversiones que esto traería', subrayó para apuntar que ello colocaría a esa agencia como centro de presiones políticas. Además, demandaría asignar enormes recursos que deberían ser restados de los aportes del Canal a Panamá.

A su juicio, la Cuenca del Canal debe ser tratada como patrimonio de la nación. Y los problemas que apunta Heckadon deben ser evaluados como tema de Estado. Consideró que el problema no está en el modelo de coordinación de la CICH, sino en la necesidad de que la descentralización funcione, de manera que los Gobiernos locales puedan gestionar a nivel regional sin depender del Gobierno central.

En lo personal, considero que el problema pertenece a una institucionalidad en crisis que debe ser examinada y corregida por el Gobierno entrante mediante una reforma constitucional. La celebración esta semana (17 de junio) del Día Mundial para Combatir la Desertificación y la Sequía para exhortar al próximo Gobierno que incluya el tema en las próximas reformas a la Constitución.

PERIODISTA

‘[...] la Cuenca del Canal debe ser tratada como patrimonio de la nación. Y los problemas que apunta Heckadon deben ser evaluados como tema de Estado'