Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Avatar del Julio Bermúdez Valdés

Julio Bermúdez Valdés

Columnistas

Una oportunidad para ser aprovechada

Y es así porque la administración de Laurentino Cortizo ha sido estricta en su papel de facilitador de la coyuntura

Leandro Ávila lo ha calificado como ‘un tema delicado', y a renglón seguido ha dicho que las reformas constitucionales serán sometidas a una amplia consulta nacional. No puede ser de otra manera, pero el compromiso esbozado por el exdirigente de la Fenasep y ahora diputado reelecto sitúa a la Asamblea ante el reto de cómo garantizar su cumplimiento, ante una sociedad altamente politizada y que por años ha estado reclamando cada vez mayor participación en la toma de decisiones de la política nacional.

Y es así porque la administración de Laurentino Cortizo ha sido estricta en su papel de facilitador de la coyuntura. Ha valorado positivamente la contribución del Consejo Nacional para la Concertación y el Desarrollo, pasó el paquete intacto a la Asamblea y conforme lo que esta haga, asimismo deberá llegar a las bases de la sociedad.

Lo que está en juego es la maltratada institucionalidad del país, de la que muchos han abusado y otros se han quejado, pero pocos aportes sobresalen; Panamá debe ponerse al día con los muchos cambios que se han registrado desde la integración soberana de su territorio, la recuperación de su principal recurso natural, el Canal de Panamá y la lucha por el perfeccionamiento de su democracia. Muchos de esos, en muchas ocasiones no encuentran sustento legal, por lo que la metodología del debate debe situar temas puntuales y formas precisas de recoger las críticas y las sustentaciones de una ciudadanía ávida de poner sobre la mesa sus reclamos y sus sueños.

Si se trata de aprobar el paquete en dos legislaturas, cuanto antes las reformas deben llegar a las estructuras organizativas de la sociedad para su conocimiento, con tiempos precisos para su discusión; por lo que una propuesta docente sería señalar los aspectos cruciales de la reforma, dónde centrar las críticas y los aportes.

En los próximos meses la sociedad panameña deberá convertirse en un amplio salón de clases para el debate abierto, fluido, pero ante todo constructivo, edificante y pensando en el futuro. Que no se convierta el debate en un circo de dilatancias y menos en una represa de temas sin salida.

Las reformas a la Constitución deben renovar el pacto social de los panameños, es una oportunidad para cerrarle la puerta al pasado por muy duro que haya sido, y en consecuencia aprovechar este momento de cambios estratégicos, para impulsar el desarrollo político, económico y sobre todo social de todos los panameños.

PERIODISTAS