La Estrella de Panamá
Panamá,25º

19 de Sep de 2019

Avatar del Jorge Luis Prosperi Ramírez

Jorge Luis Prosperi Ramírez

Columnistas

Nuevo director de la CSS y los medicamentos de los asegurados

Uno de los retos que enfrentará el nuevo director de la CSS, será el de garantizar el acceso permanente a medicamentos

Uno de los retos que enfrentará el nuevo director de la CSS, será el de garantizar el acceso permanente a medicamentos para la población asegurada, superando, según palabras del propio presidente, ‘la falta de voluntad para ejecutar y aplicar las normas y regulaciones vigentes, además de una deficiente gestión administrativa y falta de transparencia en los procesos'.

Para resolver los problemas y abundantes quejas sobre el alto costo de medicamentos en Panamá, el nuevo regente de la CSS contará con un presupuesto anual cercano a los 300 millones de balboas. Suma más que suficiente para garantizar el abastecimiento oportuno de las medicinas.

Pero este apoyo político explícito, y el importante financiamiento disponible, solo podrá ser aprovechado para el beneficio de los asegurados, si el nuevo director proviene de un proceso de selección transparente, que permita que el mejor candidato, sin que exista clientelismo de índole alguna, sea escogido. Debe ser un ciudadano ejemplar, tener la formación profesional, experiencia, capacidad, solvencia ética y moral, para concentrarse, sin amarres ni compromisos, en garantizar la ejecución efectiva y eficiente de las políticas y lineamientos estratégicos de la institución, teniendo como norte los Principios y Valores Institucionales dados en la Ley Orgánica de la CSS.

Con seguridad enfrentará obstáculos como la existencia de plataformas tecnológicas obsoletas; la lentitud excesiva que se ha dado en los procesos de licitación; o las impugnaciones de algunos especuladores, que frenan procesos completos. Esos obstáculos son críticos y, en mi opinión, representan el detonante del alto costo de los medicamentos, pues produce un desbalance que favorece a las farmacias privadas. A eso súmele la demostrada incapacidad del Minsa para ejercer efectivamente su rol rector.

Deberá rodearse de un equipo de profesionales con las competencias necesarias para iniciar el mejoramiento con una efectiva y racional selección de los medicamentos esenciales para los asegurados. Esta selección debe estar vinculada a pautas clínicas normalizadas. Es uno de principios básicos de una política farmacéutica nacional, una medida decisiva para asegurar el acceso a la atención sanitaria y promover un uso racional por los profesionales de la salud y los consumidores. Dificulta, además, de entrada, las posibles alianzas entre funcionarios y empresas farmacéuticas para guiar las compras hacia un determinado producto, el cual puede no ser necesario, o más caro que un medicamento genérico de la misma calidad.

Íntimamente vinculado a la ‘selección' previa, está el uso racional de los medicamentos esenciales. Esto significa que ‘los pacientes reciben la medicación adecuada a sus necesidades clínicas, en las dosis correspondientes a sus requisitos individuales, durante un período de tiempo adecuado y al menor coste posible para ellos y para la comunidad'. Para asegurar que los tratamientos sean seguros y eficaces, y reducir los riesgos y el despilfarro relacionados con la prescripción y el uso irracionales de los medicamentos, se requiere que la CSS tengan el suficiente y necesario personal sanitario formado y motivado, así como el equipamiento diagnóstico necesario.

De igual trascendencia para superar el desabastecimiento de medicinas, es que el Gobierno garantice precios asequibles para los medicamentos. Para ello será necesario, para comenzar, buscar la información sobre los precios internacionales de los medicamentos. Poner además en ejecución los programas logísticos y tecnológicos (por ejemplo: LOGHOS), para una mejor planificación y un efectivo control del inventario desde las órdenes de compra, recibo en depósito y la entrega de medicamentos al paciente. Por último, subrayo la conveniencia de estar dispuestos a adquirir las medicinas al por mayor, aprovechando las facilidades internacionales disponibles.

No menos importante, como señalé previamente en mi artículo sobre la transformación del Sistema Público de Salud, será el hecho de que el nuevo director de la CSS, deberá cumplir con el ‘Decreto Ejecutivo 290, por medio del cual se establece el proceso de coordinación efectiva y sostenible de los servicios integrales de salud, entre el Ministerio de Salud y la Caja de Seguro Social, para la población de la República'. En ese sentido, deberá coordinar con el Minsa, los procesos relacionados con la selección efectiva, compra y uso racional de los medicamentos.

En fin, abunda la información disponible para ayudarnos a tomar decisiones mejor fundamentadas a la hora de comprar productos sanitarios, y negociar precios más convenientes. Las autoridades nacionales tienen la obligación de asegurar la disponibilidad de medicamentos en el país en todo momento, en las formas y cantidades necesarias y a precios asequibles, solo es cuestión de aprovechar la información y disponibilidad de apoyo.

Confiamos en que el señor presidente, al examinar los 17 expedientes de los aspirantes a director, haga prevalecer su compromiso de ‘rescatar la CSS, garantizar que cumpla con su misión y compromiso institucional de protección de la salud y seguridad económica de los panameños'. Eso solo será posible seleccionando a la persona que posea las competencias gerenciales, y técnicas, así como la demostrada probidad y conducta intachable.

MÉDICO