La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Avatar del Modesto A. Tuñón F.

Modesto A. Tuñón F.opinion@laestrella.com.pa

Columnistas

Concierto etíope—israelí

La sociedad etíope es sumamente antigua y en su trayectoria ha forjado una nacionalidad caracterizada por los aportes de múltiples migraciones que llegaron a su territorio desde diferentes lugares del continente.

La sociedad etíope es sumamente antigua y en su trayectoria ha forjado una nacionalidad caracterizada por los aportes de múltiples migraciones que llegaron a su territorio desde diferentes lugares del continente. Esto hace que su cultura sea de un signo complejo por lenguas, formas de vida, concepciones políticas y religiosas que se han visto obligadas a convivir bajo el imperio de esa gran región, denominada el cuerno de África.

De esa manera, su música manifiesta un gran conglomerado de expresiones, que traen como resultado, por ejemplo, una amplia diversidad de instrumentos musicales; ritmos ancestrales que utilizan como referente un misticismo, así como formatos populares, que reproducen las vivencias cotidianas y esa relación entre el hombre y la vasta naturaleza que le rodea: como es el caso de los “azmaris”, músicos itinerantes.

Es en este contexto como surge Abate Berihun, nacido en Etiopía y quien desde muy temprano se vincula con la sonoridad tradicional. Aunque no provino de un hogar con influencia cadenciosa, supo que su padre fue un cantante. Empezó su carrera desde muy temprano al matricularse en la Escuela Musical de la Universidad de Addis Abeba y se inscribe además en la Banda Militar Etíope.

Conoció desde joven las propuestas de John Coltrane y Charlie Parker y al descubrir las posibilidades del saxofón durante la juventud, se enfoca en la ejecución de este instrumento y aparecerá en escenarios en el país. En uno de esos recorridos, su banda fue emboscada por insurgentes y los saldos fueron catastróficos para el grupo. Berihun es lesionado de dos impactos de bala.

Superadas estas heridas, él se desempeñará en el Teatro Nacional Etíope y realiza giras con los reconocidos artistas Mahmoud Ahmed y Mulatu Astatke. Con tan solo 21 años de edad, creará su propio grupo musical y promoverá salidas que le hacen reconocido en Europa. En 1999, se traslada con su familia a Israel y allí empieza una trastabillante experiencia en un mercado del espectáculo donde no tiene ningún nexo. Esto le obliga a realizar oficios como mesero y guardia de seguridad.

A pesar de sus manos destruidas por la acción del detergente, prosigue su carrera y es descubierto por Moshe Bar-Yuda, líder de un grupo musical, quien lo pone en contacto con expertos que le apoyarán; fortalecerán sus capacidades profesionales y le harán conocer el ambiente creativo en esa nación. Primero, será el musicólogo Shlomo Israelí y luego el pianista Yitzhack Yedid, con cuya colaboración formará un colectivo, el Ras Dashen Ensemble.

En sus interpretaciones, Berihun lleva al entablado mezclas de las tonalidades de las montañas de su país con una armonía cubana. En 2003 establece el grupo Kuluma y en 2005 presentan el disco Lengua materna, que alcanza un éxito con la crítica internacional. Formará también el grupo Shabate y posteriormente Tezeta que, con la conjunción de talentos de Israel y Etiopía, logran crear un enfoque del jazz a partir de la mezcla de ambos orígenes. Igualmente, forja la Banda Tesfa con jóvenes.

Abate Berihun y el proyecto Addis Ken ofrecerán un concierto en Panamá con la producción de World Music Panamá y Óscar Producciones este jueves 26 de septiembre en el Ateneo de la Ciudad del Saber. El grupo se compone, además de este saxofonista, del pianista Roy Mor, Oz Yehiely en el contrabajo y Nitzan Birbaum en la batería. Ellos expondrán una muestra de experiencias de los últimos años con la fusión que logran para alcanzar un jazz muy propio.

Las iniciativas creativas de Berihun en Israel, le han permitido consolidar una oferta con la armónica interacción de dos milenarias plataformas interpretativas. Su aventura trajo como consecuencia este enriquecimiento del que ahora nos podemos nutrir, además de conocer. Hay que asistir a este concierto mañana.

Periodista