Panamá,25º

12 de Dec de 2019

Columnistas

¿Más terciarización y agua prepago?

Viejos y nuevos escándalos de corrupción continúan a la orden del día, en lo que parece ser un desenfreno ante la impunidad reinante. La corrupción solo es posible, porque existen oportunidades de intercambio mutuamente beneficioso entre corruptos y corruptores.

Viejos y nuevos escándalos de corrupción continúan a la orden del día, en lo que parece ser un desenfreno ante la impunidad reinante. La corrupción solo es posible, porque existen oportunidades de intercambio mutuamente beneficioso entre corruptos y corruptores.

Las lesiones patrimoniales son de millones de dólares, carga que recae sobre los sectores populares, en la medida que son recursos aportados por los trabajadores con sus impuestos, pero que no pasan a atender los problemas sociales de la población y que encarecen el costo de vida.

En el plano del costo de vida, los últimos informes, registran aumentos de la canasta básica de alimentos, así como en materia de salud y educación, combustible. El aumento de la tarifa de energía eléctrica (que fue privatizada), ha generado una ola expansiva en los precios de los bienes y servicios básicos. Por otra parte, mientras se quiere eliminar el impuesto a los juegos de mesa para favorecer donantes de campaña, algunas autoridades de Gobierno insinúan medidas impositivas (aumento de impuesto al consumo —ITBMS—, de 7 % a 9 %), en búsqueda de que sea el pueblo trabajador quien siga pagando impuestos, ya que los empresarios les trasladan los mismos.

En esta misma línea, el nuevo director del Idaan llegó planteando que no considerará lo realizado o no por administraciones pasadas, acción que demuestra su falta de interés por adecentar la institución. Grave resulta el no querer mirar los problemas y sus causas, el preferir sentarse en aumentar 20 % la facturación del agua y aumentar tarifa. Llama la atención su énfasis en señalar que el Idaan no está obligado a proporcionar agua a través de carros cisternas, su énfasis en segmentación del servicio en base a la disponibilidad de agua las 24 horas del día; ante ello, el pueblo se pregunta ¿más terciarización y agua prepago? Dice el director que “la palabra privatización no está en su diccionario”, pero parece que sí en su proyecto y forma de gestión. El director olvidó que más del 50 % del agua potable se pierde por daños no atendidos, que la institución solo cuenta con tres o cuatro cuadrillas para atender daños, que el servicio de reparaciones está privatizado (solo atienden daños menores), que la mayor deuda la mantienen los clientes comerciales.

Tal como se ha hecho en otras ocasiones, el pueblo panameño defenderá su derecho al agua potable y se movilizará frente a pretensiones de privatización (en cualquiera de sus formas). El agua es un derecho humano básico y fundamental para la dignidad de toda persona. El derecho al agua se definió como “el derecho de todos a disponer de agua suficiente, salubre, aceptable, accesible y asequible para el uso personal y doméstico” (ONU, Comité de Derechos Económicos, Sociales y Cultural, Observación General Nº 15 sobre el derecho al agua, 2002).

La Constitución Nacional establece que el agua en todos sus estados, pertenece al Estado, por lo tanto, no se pueden privatizar “... el mar territorial y las aguas, las playas y riberas de las mismas, y de los ríos navegables, y los puertos y esteros, pertenecen al Estado y son de uso público y, por consiguiente, no pueden ser objeto de apropiación privada” (artículo 258).

Sobre el particular, reiteramos las palabras del papa Francisco: “El agua es un bien de primera necesidad y un derecho universal. Por eso es imprescindible mejorar los mecanismos que permitan el acceso universal al agua, también entre los más pobres, y no mercantilizar su uso. Mientras la calidad del agua disponible empeora constantemente, en algunos lugares avanza la tendencia a privatizar este recurso escaso y transformarlo en mercancía sujeta a las leyes del mercado. En realidad, el acceso al agua potable y segura es un derecho humano esencial, fundamental y universal, porque determina la supervivencia de las personas”.

Secretario general de Conusi—Frenadeso.