La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Avatar del Dorindo Jayans Cortez M.

Dorindo Jayans Cortez M.opinion@laestrella.com.pa

Columnistas

Consejo de Gabinete en Colón

El Consejo de Gabinete Ampliado celebrado en Colón, el martes 2 de octubre, abre los espacios para darle una orientación nueva respecto del método utilizado, por distintos Gobiernos, para el tratamiento de los problemas que afectan esta región del país.

El Consejo de Gabinete Ampliado celebrado en Colón, el martes 2 de octubre, abre los espacios para darle una orientación nueva respecto del método utilizado, por distintos Gobiernos, para el tratamiento de los problemas que afectan esta región del país. Una región rica y, al mismo tiempo, una de las regiones donde se concentra la pobreza.

Quien escribe no recuerda que, una vez instalado un nuevo Gobierno, se haya hecho tan pronto ese tipo de encuentro de las autoridades nacionales con sectores diversos de la sociedad civil, de estar cara a cara con los problemas sociales y su gente; de desafiar, con optimismo y planificación, los problemas. Esto resulta interesante, más aún si los objetivos se enlazan, de manera efectiva y coordinada, con los programas del Gobierno municipal.

Ese “encuentro Gobierno central—comunidad”, abre puertas para dinamizar acciones dirigidas a darle otro rostro a la provincia, de poner ojo clínico y dar las respuestas a la población que sufre los embates del abandono. Hablamos de una región de potenciales recursos, pero en donde persiste una pésima distribución. Es la oportunidad, además, de cumplir las promesas del presidente de dirigir al país, tomando en cuenta a la gente más desvalida socialmente. En todo esto con la visión sí podemos cambiar y mejorar aquellas cosas que los antecesores no hicieron bien.

Ha sido, también, la oportunidad de escuchar, de tomar notas de lo planteado respecto de las soluciones sugeridas. Es decir, poner los oídos a quienes sufren la realidad deplorable en una provincia por décadas olvidadas. Pero así mismo, integrar al sector empresarial a los programas de desarrollo regional. Los diversos sectores, en sus alegatos, demostraron clara consciencia de que los cambios en Colón dependen en gran medida de un “buen Gobierno”. Aquel que interprete lo que ha ocurrido, lo que sigue ocurriendo y lo que podría pasar, si no se actúa con responsabilidad gubernamental.

Los interlocutores pusieron el dedo sobre los problemas esenciales. Así, desde el ataque al alto índice del desempleo, a la atención al deporte —siendo Colón cuna de campeones, al tema de los hospitales, y de las inversiones para reactivar la economía de la región, todo esto amerita urgente atención del Gobierno central. Por la parte del Ejecutivo, habría que decir que el mensaje del presidente fue directo y franco. Como él mismo repitió, fue en Colón donde inició su vida política. Que conoce bien las dificultades y, sobre todo, que tiene las herramientas para enfrentar el panorama tétrico que se ha vivido por décadas.

Los que ahí, en ese recinto del histórico colegio Abel Bravo, estuvimos sentimos el calor del debate, las vibraciones de las buenas intenciones, las consignas y los aplausos. Pero la inmensa mayoría de los colonenses, en sus casas o en sus trabajos, sumergidos en las faenas diarias, son los que —como es normal, quedan al margen de este tipo encuentro. Para llegar a ellos es exigible que se den las soluciones concretas a los tantos problemas que los aquejan. De atender las necesidades de la región y demostrar que el buen Gobierno sí camina en la generación de las mejoras que el pueblo reclama y merece.

Docente universitario.