Temas Especiales

07 de Aug de 2020

Avatar del Julio César Caicedo Mendieta

Julio César Caicedo Mendieta

Columnistas

Panamá: cura de la leyenda idílica

Señor presidente de la Asamblea, Marcos Castillero, la Asociación de Pensionados y Jubilados Victoriano Lorenzo de Penonomé solicita sancionar y promulgar el proyecto de ley 768.

Señor presidente de la Asamblea, Marcos Castillero, la Asociación de Pensionados y Jubilados Victoriano Lorenzo de Penonomé solicita sancionar y promulgar el proyecto de ley 768. Nosotros prestamos nuestro dinero al Estado panameño con mucha confianza, ahora necesitamos el monto de 35 años de intereses retenidos. La mayoría estamos ad portas al cementerio. “Con la vara que midan serán medidos... más una cuarta”.

Una constituyente acabaría con las enfermedades políticas y sociales desarrolladas en Panamá a lo largo de 116 años, siguiendo al pie de la letra la leyenda idílica de nuestra historia patria. Iniciemos ¡Ya! un proyecto para refundar el Estado, de manera que prevalezcan los intereses fundamentales de la población y no la de los “rabiblancos” con sus aliados nacionales y extranjeros, como decían acertadamente nuestras abuelas, (dueños de loterías y un mar de concesiones que no reditúan en lo social). Aquellas mentiras piadosas de que en Panamá estalló un solo tiro por nuestra separación, que Manuel Amador Guerrero se vistió de mujer dos veces para que los paisas no lo mataran, que solo un ciudadano chino se asustó mientras que un burro fue el único muerto, que el plenipotenciario Bunau Varilla actuó sin autorización de Panamá y que los gringos nos estafaron... Son cuentos de parroquias y campanarios con comensales viles y serviles para justificar que las oligarquías fallidas nos hayan gobernado con el estatuto mezquino de un potrero.

Una constituyente, pues el país está herido de muerte, pero se necesitaría un diagnóstico para ese trabajo, luego desinfectar los instrumentos quirúrgicos para una operación con seguridad y transparencia. Este colosal problema no podemos tratarlo “a la bulla de los cocos”, no, esto hay que atenderlo sin demora con la planificación del mismo Jack el destripador: Por partes. Los primeros tumores que debemos extirpar son las leyes de nuestros recursos naturales, porque pareciera que estamos pintados en la pared, cualquiera se apodera de un cerro con oro, cobre, hierro o arena, de una isla, un río, un volcán, el viento sin pausa, el agua, la luz del Sol y hasta de las quebradas sin parivivos. Con nuestros recursos naturales debe prevalecer una visión social.

Sectores importantes de nuestra sociedad, se han gangrenado por la forma de las elecciones. La constituyente debe suspenderlas por 10 años para representantes y diputados, es allí en donde está el abono orgánico del clientelismo y del mal ejemplo que ha desmejorado exponencialmente a generaciones enteras con la perdida de la moral, el civismo y el interés por la educación. Si hoy, bien podríamos seleccionar a profesionales graduados de universidades, de un grupo de 250 mil menores de 30 años que no están trabajando. Urge una constituyente, porque estamos en peligro de entregar al país en un abrir y cerrar de ojos a la tenebrosa Internacional Socialista.

Economista y escritor costumbrista.