Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Jimmy Papadimitriu

Columnistas

Matrimonio igualitario, 'Panama Papers' y Nito Cortizo

“Es una tarea muy importante la que le va a tocar a este Gobierno, para poder restablecer la confianza que existía en Panamá”

Hace unos días atrás estaba escuchando a un presentador de televisión decir que una persona era un “excelente” comunicador. ¿Qué es un “buen” comunicador? Ser un comunicador no es una persona que habla bonito con palabras sofisticadas. Un buen comunicador entiende que el cerebro funciona por medio de una serie de metáforas que hacen que una persona reaccione de cierta manera utilizando sus emociones. No voy a entrar en la ciencia detrás de esto, porque los aburriría explicando cómo se comunican las neuronas del cerebro. Lo que sí les puedo dar es un ejemplo cotidiano de lo que me refiero.

El debate del matrimonio gay es un perfecto ejemplo (Yo no estoy dando mi punto de vista de este tema, solo lo utilizo como ejemplo). Los que están empujando el matrimonio del mismo sexo están ganando esta batalla de forma comunicacional, ya que ellos sí saben comunicar. Ellos definieron o enmarcaron el debate alrededor de un concepto, Matrimonio Igualitario; no es lo mismo “Estar a favor del Matrimonio Igualitario” que “Estar a favor del Matrimonio Homosexual”. Los dos conceptos son la misma cosa, pero el ser humano reacciona diferente a las dos frases.

Yo realicé un grupo de enfoque y preguntamos cómo las personas se sentían sobre el Matrimonio Igualitario y recibió mayor aceptación con el concepto del Matrimonio Igualitario vs. Matrimonio Homosexual. Cuando preguntábamos sobre Matrimonio Homosexual subía el rechazo casi un 25 por ciento. Son el mismo concepto, comunicados de forma diferente. Y cuando ves a las personas que están en contra del matrimonio homosexual debatir en televisión, se autodefinen como “estar en contra del Matrimonio Igualitario”; ellos no entienden que, por utilizar el concepto del Matrimonio Igualitario, están dejando de llegarle a 25 por ciento de la población que está en contra del Matrimonio Homosexual.

Solo cambiando una palabra comunicas dos cosas diferentes. ¿Por qué? Porque nuestro cerebro está cableado de hace muchos años para ver la palabra “igualitario” como algo positivo y justo en el subconsciente. Así que, por más que luches con tu cerebro, nunca vas a poder modificar tu definición de igualitario, porque nadie tiene acceso a su subconsciente. Si los gays siguen empujando el concepto de Matrimonio Igualitario, ellos van a seguir ganando la batalla, porque los del otro bando no saben comunicar, por más bonito y sofisticado que hablen.

Este mismo concepto lo podemos ver entre la diferencia de los “Panama Papers” y los “Paradise Papers” de Bahamas. En su momento el Gobierno de Varela dejó que nos clavaran el nombre de “Panama Papers” y algunos medios de comunicación hicieron eco del concepto. Cuando se dieron cuenta, ya era muy tarde. Nos habían bautizado internacionalmente con la nueva marca país de “Panama Papers” y el estigma errado que venía de ese concepto.

Qué pasó, cómo pasó, dónde pasó es irrelevante en este momento. Lo importante es que para atraer inversión al país, una de las cosas que tiene que tomar en cuenta el Gobierno del presidente Nito Cortizo es que tienen que redefinir internacionalmente cómo nos ven en otros países. (Eso no significa arrodillarse ante instituciones internacionales que protegen los intereses de sus propios países).

Es una tarea muy importante la que le va a tocar a este Gobierno, para poder restablecer la confianza que existía en Panamá. Para empezar, se pudiera pensar en convocar a un grupo de notables con experiencia internacional que aporte ideas de cómo afrontar el estigma de los “Panama Papers”.

Lo cierto es que uno de los legados más importantes que puede dejar el presidente Cortizo es volviendo a posicionar a Panamá con buenos ojos en el mapa internacional. No va a ser una tarea fácil para el presidente, porque lo que recibió, de acuerdo a los VarelaLeaks, es un país dividido, dolido, con mucho rencor y odio.

Se le desea mucha suerte al presidente Cortizo, para que vuelva a llover café en el campo.

Consultor político.