Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Avatar del Samuel Lewis Galindo

Samuel Lewis Galindoopinion@laestrella.com.pa

Columnistas

Hasta los pequeños niños al hacer su “carta al Niño Dios” piensan mucho sobre qué cosas van a pedir

Todas las personas de bien hacen un recuento de sus actos al finalizar un año y comenzar el otro, con el propósito de hacer unas reflexiones sobre su conducta.

Todas las personas de bien hacen un recuento de sus actos al finalizar un año y comenzar el otro, con el propósito de hacer unas reflexiones sobre su conducta. Hasta los pequeños niños al hacer su “carta al Niño Dios” piensan mucho sobre qué cosas van a pedir.

Los cambios constitucionales han imbuido el pensamiento de gran parte de la población. Inclusive se ha llegado a pensar que una nueva constitución, es como un “maná” caído del cielo, que va a resolver todas sus necesidades inmediatas.

La constitución indudablemente es sumamente importante para el país. Ella es el marco regulatorio del gobierno y de sus ciudadanos, pero es el hombre el que la aplica o busca la manera de burlarse de ella, como ha ocurrido muchas veces en el pasado.

Los panameños desean para el 2020 muchas cosas, entre ellas una mejor justicia y mayor honestidad en los gobiernos, las otras son:

1. Empleo. Principalmente para los jóvenes que se sienten sin oportunidades y ven un futuro negro para ellos.

2. Costo de la vida. Panamá es uno de los países más caros del continente, con excepción, por supuesto, de Venezuela, que falta de todo. Nada en nuestro país es barato. Hay que buscar, aunque sea poco a poco, como se logra reducir el costo de la vida al ciudadano.

3. Educación. Es de urgente la necesidad de lograr una reforma integral del sistema educativo. Los educadores se pasan año tras año buscando aumentos salariales. Los padres de familia no cumplen a plenitud con sus obligaciones, de que es en el hogar donde reciben la primera educación y el Ministerio de Educación cada cinco años cambia sus planes. Todavía nos regimos por un sistema que hace 25 años ya era obsoleto. Se necesita que educadores, padres de familia y Ministerio de Educación, todos juntos contribuyan a hacer las reformas educativas.

4. Seguridad. El panameño ha llegado a la triste realidad de que vive inseguro, aún en su propio hogar.

5. Agua. El tener ese precioso líquido 24 horas al día, es prácticamente un lujo. Y los gobiernos hacen toda clase de promesas, pero al final solo quedan en eso.

6. Salud. Que se termine la Ciudad Hospitalaria, los otros hospitales y centros de salud que el gobierno pasado no terminó. Si se necesitan algunos médicos extranjeros, que se traigan para mejorar la atención a los enfermos.

7. Basura. La primera responsabilidad es de los gobiernos, pero necesita la cooperación de los ciudadanos. Existen muchos “cochinos” que tiran la basura donde y cuando les place. Es necesario que gobiernos y ciudadanos juntos contribuyan a que tengamos unas ciudades limpias.

8. Agricultores y ganaderos. El gobierno debe facilitarle a los agricultores y ganaderos la técnica más avanzada. Darle también créditos y facilidades para la venta de sus artículos, con el objeto que, además, aumente el mercado nacional y puedan ofrecer mejores precios a los consumidores.

Empresario