Temas Especiales

03 de Jul de 2020

Avatar del Ricardo Arturo Ríos Torres

Ricardo Arturo Ríos Torres

Columnistas

Carlota, la gitana

Ecos de mi clan. Historia de una gitana es una novela excepcional de Rocío Vargas Herrera. Rocío tiene el don maravilloso de narrar con el alma, posee el encanto de seducir al lector más avezado.

Ecos de mi clan. Historia de una gitana es una novela excepcional de Rocío Vargas Herrera. Rocío tiene el don maravilloso de narrar con el alma, posee el encanto de seducir al lector más avezado. Ser escritor-escritor es conocer la alegría de vivir y el dolor de la tristeza; es el narrador que desarrolla la energía misteriosa de crear una trama de alucinantes paradojas, las cuales son un torbellino de agónicas emociones. El mágico don de la palabra nunca se adquiere en un taller ni diplomado, se nace escritor.

La prosa de la gitana Vargas Herrera es vibrante, con la presión psíquica de involucrar al lector como protagonista en un vértigo de sensibilidades inéditas. Los destellos poéticos iluminan las acciones dramáticas y las reflexiones filosóficas, políticas y culturales.

Rocío crea un drama el cual es un acertijo, cada pieza encaja en el lugar y tiempo preciso; usa los monólogos retrospectivos con acierto, en ellos, Carlota dialoga  con los duendes Dido y Dodo, y con los ancestros que procuran guiarla en un sendero de peligrosas incertidumbres. Ella es impulsiva, de carácter fuerte y de decisiones instintivas. La intuición es parte de un ser interior, donde los sueños anticipan tanto situaciones trágicas como tiernas.

Los gitanos son una nación de música, danzas y poesía, aman la naturaleza, son nómadas y viven el presente, el aquí y ahora; no les interesa ser un Estado ni poseer una tierra natal que aprisione su libertad existencial pues se consideran ciudadanos del Universo. La conciencia colectiva les caracteriza, son muchos en un todo coherente, son trabajadores y siempre creativos. Prefieren SER a tener pues no necesitan bienes materiales para ser felices. Miden la libertad por el alma.

Los gitanos de España tienen como Santo Patrono El Cristo Negro, El Jesús de la Salud. El Manue. El término gitano proviene de la palabra española egipciano, inicialmente los consideran descendientes de la nobleza faraónica por su tez aceitunada.

El origen de los gitanos está en el Punjab en la India, hace diez siglos que parten hacia Europa y otras latitudes. Los gitanos son victimizados con todo tipo de estereotipos por ser diferentes y sin ataduras; son perseguidos igual que los kurdos y judíos; esclavizados y asesinados en los campos de concentración, de Francisco Franco y Hitler,  ellos los consideraban indeseables e impuros.

Los gitanos, históricamente, son discriminados, oprimidos, expulsados y asesinados. La xenofobia es la norma contra ellos. La humanidad ha perdido todo sentido de decencia, decoro y dignidad ante una nación que hace del arte un modo de ser, que disfruta, intensamente, las festividades de la vida.

Carlota de niña, va a una escuela donde comparte con varones, allí conoce a Jaime y Lolo los cuales son determinantes en un devenir expectante. La escuela descubre su actitud rebelde y se enfrenta a un profesor que maltrata a los estudiantes, el episodio me recuerda a Miguel Antonio Bernal en el libro, El agitador de conciencias.

España vive tiempos de guerra, es la edad de la oscuridad con la lucha fraticida entre monárquicos, republicanos, fascistas, comunistas y nacionalistas; es la época de García Lorca y la Pasionaria. Franco es el carnicero de Asturias y avala la masacre de Guernica por la aviación nazi. Carlota sufre la pérdida de su esposo e hijos asesinados por los franquistas.

La escena es brutal, los ojos de los militares reflejan el odio y crueldad contra personas inocentes. Igual ocurre en Panamá con la masacre del 22 de mayo de 1958 y durante el Viernes Negro de la dictadura militar. El hombre es el lobo del hombre…

La viuda joven se activa en la Resistencia clandestina y le encomiendan llevar a un grupo de niños gitanos, para salvarlos de la vorágine de sangre y muerte de España, a un lugar más seguro ante la represión del clan.

La jornada es caótica en una travesía difícil. El grupo es apresado por los falangistas y confinados en un convento de la región, el cual es una prisión dirigida por los alemanes, aliados de Franco.

Jaime, figura destacada de la Falange y amigo de Carlota, logra que la trasladen de España a Dachau, el campo de concentración, modelo de los nazis. Allí es la cocinera de la familia del jefe de la prisión. Los niños de Carlota, algunos son víctimas de Mengele con el sadismo brutal que él encarna. Ella es testigo del sufrimiento de los gitanos en ese sitio infernal; presencia la crueldad, la arrogancia, la severidad y la infamia contra los seres humanos. Jaime, interviene para que Carlota la regresen a Sevilla. El final electrizante le toca a usted descubrirlo.

Rocío es experta en manejar la tensión que desespera al lector y te obliga a suspender la lectura ante el agobio y enigmas que te acosan en una lectura apasionante. Los perfiles de los protagonistas son puntuales, sufres, lloras y te alegras con ellos.

Ser gitano es una actitud y aprendes a valorarlos como seres humanos.  Los gitanos sienten con el corazón   nunca con la mente.  Los sentimientos son cosa real.

Pensar es ver con la mente. El corazón pertenece al alma y la mente al ego. Viven con la Naturaleza, la aman y respetan. La Naturaleza nos pertenece a todos. Son ciudadanos del Universo pero en armonía con el Ser interior. Los sentimientos y pensamientos los elíjen sabiamente. La palabra dada es sagrada, es un compromiso de honor. Pensar y sentir deben coincidir. Toda acción tiene su reacción y consecuencias vitales. Nada ocurre por casualidad. Siempre hay en la vida una razón y propósito. Las palabras se las lleva el viento, las acciones permanecen. Las dificultades ocultan oportunidades. La lealtad es un valor intrínseco en el gitano.

El verdadero amor está por encima del deseo. Sólo cuando se actúa con el corazón eres libre. La profundidad de tu alma es infinita. El amor entre dos es una divina conjunción, las dos almas se hacen una a través de una profunda conexión.

El amor por la familia y la tradición aseguran la perpetuidad de la gente. La familia es lo primero. La vida es frágil, cada momento debe vivirse a plenitud. Sin conocer el origen propio, nuestro patrimonio ancestral, es un barco sin timón ni rumbo. El Ser interno determina lo que eres.

Leer la novela de Rocío es un desafío estimulante, son 43 capítulos impactantes.

Referencia Bibliográfica. Vargas Herrera, Rocío. Ecos de mi Clan. Historia de una gitana/USA, 2019. 400p. Puede adquirirla en Ribasmith.

Recomiendo la novela La Reina Descalza de Ildefonso Falcones confronta la persecución de los gitanos en la España imperial.

Historiador, escritor y docente