Temas Especiales

09 de Jul de 2020

Avatar del Jorge Luis Prosperi Ramírez

Jorge Luis Prosperi Ramírez

Columnistas

Coronavirus: redoblemos las estrategias de contención

En días pasados, manifesté en una entrevista que en Panamá tenemos más del triple de los casos de COVID-9 de los que tenemos confirmados por el laboratorio.

En días pasados, manifesté en una entrevista que en Panamá tenemos más del triple de los casos de COVID-9 de los que tenemos confirmados por el laboratorio. Y afirmé que eso era porque un buen porcentaje de los casos tiene síntomas mínimos y no se diagnóstica. Pero, ¿de cuántos casos podríamos estar hablando realmente?

Eso sí, tengamos presente para el debate que, hasta el día de ayer se habían confirmado 167 511 casos de COVID-19 en el mundo y 5393 defunciones. Solo en China se habían reportado 81 077 casos, y 3218 defunciones. Hasta ese día China reportaba el 48 % los casos. No obstante, el número de casos nuevos disminuye cada día, reportándose solo 14 casos nuevos ayer, lo que demuestra que los chinos han logrado contener la epidemia. Por otro lado, excluyendo China, ya hay 151 países que habían confirmado ese día, un total de 85 434 casos de COVID-19 (9751 nuevos y aumentando cada día), y 2199 defunciones. Nueve países europeos habían reportado el 30 % de los casos fuera de China, y continúan reportando casos nuevos a diario, lo que coloca estos territorios en el epicentro de la pandemia con más casos y muertes reportados que en el resto del mundo, sin contar a China.

En ese sentido, con el propósito de ampliar mi agorera declaración, le dedico esta entrega a compartir con ustedes las opiniones de reconocidos especialistas, recogidas en la prestigiosa revista científica “Nature”, con las que nos dan respuesta a la inquietante pregunta sobre ¿cuánto se está propagando el coronavirus bajo el radar?, y ¿qué podemos hacer?

Lo primero que resaltan los expertos citados por Nature en su artículo: “How much is coronavirus spreading under the radar?”, es que las pruebas de laboratorio no están disponibles para todos, por lo que los números no reflejan con precisión el alcance de la transmisión en las comunidades de todo el mundo, y el coronavirus que causa COVID-19 se ha propagado sin ser detectado en muchas poblaciones.

Una señal reveladora de transmisión encubierta en las comunidades es encontrar algunos casos confirmados, pero no relacionados, sin antecedentes recientes de viajes internacionales. Eso significa que estos casos están conectados a través de una red oculta de infecciones. La forma ideal de saber cuántas personas en una comunidad han tenido infecciones por coronavirus, afirman los expertos, es recolectar muestras de sangre de personas en cada grupo de edad, en busca de anticuerpos contra el coronavirus, que muestran que alguien ha sido infectado previamente. Pero agregan que, tales estudios llevan tiempo y las decisiones políticas y clínicas tienen que tomarse ahora.

Afortunadamente los científicos pueden estimar el tamaño de un brote sin pruebas generalizadas, y eso es precisamente lo que han planteado nuestros expertos nacionales, al afirmar que, se puede esperar que la epidemia se duplique cada semana, lo que nos ha permitido prepararnos y tomar importantes decisiones políticas y clínicas para contener la epidemia y prepararnos para mitigar efectivamente los daños que causa.

Al final los investigadores entrevistados subrayan la necesidad de fortalecer las estrategias de contención y mitigación. Estas se superponen y las medidas que ayudan a prevenir la propagación de un brote también mitigan sus efectos en las vidas y los hospitales.

Ya he señalado antes que, la medida de contención más básica para aplanar la curva, ralentizar la propagación del virus, y aliviar sus efectos en los sistemas de salud, es el distanciamiento social. Pero, conocer cuánto se está propagando el coronavirus, implica realizar pruebas para identificar a las personas infectadas, encontrar sus contactos y evitar que infecten a otros.

La OMS atribuye la reducción del brote de China a la meticulosa identificación de casos y contactos en el país. Las autoridades chinas pusieron en cuarentena los contactos, en sus hogares y en las instalaciones donde fueron monitoreados durante 14 días. No afirmo que podemos hacer lo mismo que hicieron los chinos, pero sí debemos capitalizar la experiencia.

Nuestros funcionarios de salud están llevando a cabo ese esfuerzo intenso por localizar a los cientos de contactos que tienen los casos diagnosticados hasta la fecha. Como señala le OMS, “es absolutamente crítico llevar a cabo esta titánica tarea”. Aunque probablemente no contendrá por completo el brote, nos dará tiempo para asegurarnos de que nuestros hospitales estén listos y salvar las vidas de cientos de panameños.

Médico, miembro de la Comisión Asesora del Minsa para enfrentar la Epidemia del Coronavirus.