Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Patricia Palacios

Columnistas

Solidaridad panameña a prueba

De un momento a otro, un virus, importado del otro lado del mundo, cambió nuestra manera de interactuar, de lidiar los problemas, de responder a las necesidades ajenas.

De un momento a otro, un virus, importado del otro lado del mundo, cambió nuestra manera de interactuar, de lidiar los problemas, de responder a las necesidades ajenas. En un abrir y cerrar de ojos, Panamá, nuestra Panamá, era una más de tantas naciones afectadas por una crisis mundial.

“Esta es, sobre todo, una crisis humana que llama a la solidaridad. La humanidad está angustiada y el tejido social se está desgarrando. La gente está sufriendo, enferma y asustada”, destacó el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), António Guterres, durante una conferencia de prensa sobre la crisis mundial del COVID-19, en marzo pasado.

Su planteamiento, muy apegado a la realidad, sobre todo de países tercermundistas, nos lleva a preguntarnos cómo estamos en ese sentido, ¿los panameños somos solidarios?

Los esquemas de “buen ciudadano” y de “empresa socialmente responsable”, sin duda, quedaron primeros en la línea de análisis. Vivimos en una sociedad vulnerada por las carencias económicas de un alto porcentaje de la población y las realidades laborales de una pandemia, que ha puesto a prueba ambos puntos.

Si vamos en busca de los modelos que van más allá de la publicidad y elevar la reputación de figuras en medios y redes sociales, encontramos a personas comunes que hoy en día, recibiendo algún tipo de ingreso, donan al vecino o al amigo, que necesita aunque sea una libra de arroz y algunos enlatados, ya que se mantiene en su casa para no ser contaminado y contaminar a los demás de sus enfermedades; y envía mensajes de humor o de apoyo a los que requieren un poco de ánimo, contribuyendo así a sobrellevar la adversidad.

Por otro lado, los profesionales de la medicina, los miembros de los estamentos de seguridad y los periodistas hacen lo propio, aun arriesgando su propia salud, para brindar sus servicios en campo, garantizando el bienestar, la información oportuna y la convivencia social ordenada.

Los productores y el engranaje del sector privado hacen su parte, manteniendo el abastecimiento continuo de los productos básicos y la prestación de servicios esenciales. Aunado a este esfuerzo, ofrecen equipos y voluntarios para la limpieza en hospitales y espacios públicos, donan víveres a los centros de acopio, así como miles de cajas de agua y refrescos para los distribuidores de la ayuda social. Sus aportes han incluido la entrega de equipos médicos a las instituciones de salud.

Otro aspecto para considerar es lo que hace el Gobierno nacional para impulsar y ser parte medular en ese llamado a la solidaridad. La fuerza gubernamental, que son sus funcionarios, trabaja incansablemente para que los sectores productivos tengan las herramientas para desarrollar sus actividades, se informen de las decisiones de Estado y completen los trámites claves. Asimismo, ha tenido un rol activo en el llamado a la solidaridad empresarial.

En cuanto a la puesta en marcha de decisiones e iniciativas, ha sido motivo de ejemplo y, a veces, de la más dura crítica, y para muestra las reacciones a favor y en contra que ha despertado su plan de ayuda social “Panamá Solidario”, que en mes y tanto ha alcanzado cerca de un millón de panameños con la entrega de bolsas y bonos. Se están haciendo los esfuerzos para sobrellevar la pandemia, y es notorio que se buscan estrategias para mejorar la situación socioeconómica.

Tenemos mucho por hacer, pero la suma de estas acciones parece ser un buen primer paso en medio de ese camino incierto que nos espera, gracias al COVID 19.

No debemos decaer en esta tarea, y exhortamos a la actual administración a mirar con luces largas y actuar sin presiones. Pequeños y grandes gestos aportan a esa meta de sanar el desgaste económico y social, por medio de la solidaridad, la cual en tiempos difíciles se hace tan indispensable. Solo actuando juntos lograremos que esto sea posible.

Periodista, miembro del equipo de información del Gobierno nacional.