Temas Especiales

15 de Aug de 2020

Avatar del Modesto A. Tuñón F.

Modesto A. Tuñón F.

Columnistas

Ingenio y tecnología frente a la crisis

“Todo depende de nuestra capacidad para sobreponernos en estos momentos angustiosos e ingeniarnos con respuestas apropiadas y creativas”

Una joven camina a lo largo de la acera frente al estacionamiento de un supermercado en la ciudad de Panamá para vocear unas mascarillas artesanales contra el coronavirus. Están confeccionadas con tela de vivos colores y diseños y son elaboradas en su casa. “Las hacemos en la familia y las vendemos para sacar alguna ganancia que nos ayude económicamente en esta época”, afirma, mientras se mueve con entusiasmo por el lugar.

Es un accesorio muy útil y económico, pues normalmente se adquiere una nueva cada vez que se sale de casa. En esta crisis sanitaria que ha llenado de luto a muchos hogares, que mantiene en resguardo a una gran cantidad de personas y a otras bajo atención médica en hospitales, hoteles y centros de cuidados intensivos; la gente se debate entre el derrotismo, expresado en demandas variadas de auxilio; pero también surgen ocurrencias de ingenio.

El sector científico panameño ha estado desde el primer momento en alerta y analiza la información que surge de diferentes organismos para dar respuestas a la incertidumbre. El Laboratorio Conmemorativo Gorgas anunció que trabaja en la secuenciación del virus para determinar su trazabilidad genómica. Sus investigadores han secuenciado casos positivos y estipulado que la COVID-19 está distribuido en diferentes cepas en Panamá.

Es una especie de seguimiento al origen de las células específicas que generan las condiciones y que es de un solo tipo, que circula en el territorio nacional, semejante a la de otros países; esto permite preparar el terreno para una eventual vacuna.

Por su parte, el Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología, conocido como Indicasat AIP, transformó los laboratorios, usados normalmente para hacer nuevos descubrimientos en el país, en una pequeña fábrica de reactivos y originar 2000 medios de transporte viral (MTV). Ambos aportes de sendas entidades son esenciales para las respuestas futuras en los tratamientos para reducir efectos de la enfermedad.

Diversos países de América Latina han respondido con una mentalidad propositiva a la atmósfera enfermiza en que han caído sus sociedades. Este es un gran paso, pues a menudo se esperan pobres esfuerzos en el área. Naciones Unidas dice en un informe que “antes de la pandemia, el modelo de desarrollo de la región ya enfrentaba graves limitaciones estructurales: elevados niveles de desigualdad, limitaciones de las balanzas de pagos y exportaciones concentradas en sectores de baja tecnología”.

Se publica el dato de que Óscar Lara en Colombia ha inventado una careta de protección que integra una banda que es medidor de temperatura en tiempo real; es una tecnología sencilla. Mientras tanto, centros de desarrollo en Cuba construyen 500 respiradores artificiales, igual que en México se avanza con el patrocinio del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología. Dos empresas en Argentina, Leistung y Tecme, se dedican a tarea similar.

Hay otros ejemplos de iniciativas regionales. Entre ellas, la Universidad Mayor de San Marcos, en el Perú, marcha en un proyecto para tener componentes de diagnóstico molecular de COVID-19; varios laboratorios de Colombia se ocupan de la fabricación local de reactivos, incluidas las enzimas requeridas para las pruebas de PCR.

En Costa Rica, se impulsan estudios para adaptar protocolos para sustituir partes o etapas de juegos (kits) comerciales usados actualmente para pruebas COVID-19. “El verdadero obstáculo al final no es tecnológico, sino de mentalidad”, afirma un experto colombiano y que se refiere a las iniciativas que se han desarrollado no solo en su país, sino en otros que han dado un salto.

Naciones Unidas brinda una perspectiva; “La recuperación posterior a la pandemia debería ser una oportunidad para transformar el modelo de desarrollo de América Latina y el Caribe”. Todo depende de nuestra capacidad para sobreponernos en estos momentos angustiosos e ingeniarnos con respuestas apropiadas y creativas.

Periodista