Temas Especiales

11 de May de 2021

Benedicto Agrazal

Columnistas

El perfil de una persona

La ventana de Johari es una excelente herramienta para conocer la personalidad de los individuos, son cuatro áreas para el autoanálisis, pero solo nos hemos de referir al área pública y el área ciega, para entender la conducta de los políticos.

La ventana de Johari es una excelente herramienta para conocer la personalidad de los individuos, son cuatro áreas para el autoanálisis, pero solo nos hemos de referir al área pública y el área ciega, para entender la conducta de los políticos.

Los políticos en el área pública tratan de venderse como los generosos, los que les importa la visibilidad, para que los veamos como benefactores, los que se rasgan las vestiduras proclamando que trabajan a favor del pueblo, laborando siete días de la semana. Pobrecitos, con ese discurso, buscan la compasión para que sus electores lo vean como unos sacrificados.

Lo que se esconde a través de ese discurso, lo que el político conoce sobre él y que jamás confesaría. Aquí se esconde una agenda oculta. Pero como parte de la convivencia que tiene el político, hay un área ciega, sobre lo que conocen del político y que el desconoce.

Cuando el área pública y el área ciega coinciden en cuanto a valores, podíamos decir que estamos frente a un político que podría preocuparse por el bienestar común, pero cuando esto no sucede, de pronto sus objetivos puedes ser electoreros para mantenerse en el poder a cualquier costo.

Pero quizás la mejor forma de comprender la personalidad de un político es que veamos su actitud preelectoral y postelectoral. En la época preelectoral, recorren todo su territorio, le estrechan la mano a todo el que encuentran en el camino, resuelven problemas puntuales, lo que comúnmente conocemos como “el salve”, se pelean las fiestas patronales para ser abanderados y en cada concentración hay una demostración de pan y circo, para mantener a la gente en una euforia colectiva.

Para poder sufragar estos gastos, se requieren grandes recursos, lo cual deja al margen de la contienda a aquellos que no tengan recursos para sufragar estas campañas costosas. Cuando entramos en quiénes son los donantes, estamos en el área ciega, esta información la conoce el candidato, el Tribunal conocerá de manera formal quiénes son los donantes, pero desconoce que hay personas que conocen las motivaciones por las cuales recibió la donación.

Cuando vemos las donaciones, nos preguntamos qué motivaciones podría tener una empresa que no es del área para donarle a un candidato de Natá o Aguadulce, a manera de ejemplo. Cuando miramos la trayectoria del candidato, nos damos cuenta de que hay un cordón umbilical que los une y esto explica por qué ha recibido la donación.

Después de las elecciones la actitud cambia, al principio con la euforia del triunfo siguen atendiendo a la gente, porque aún no han tomado posesión del cargo y, luego, cuando comienzan a surgir las demandas de lo que han prometido, comienzan a tomar distancia de su electorado y se mantienen dentro de la burbuja de su círculo cero, representado por los que están en sus planillas, esperando que llegue el nuevo periodo electoral.

Será por esto que a los políticos no les interesan la educación y la cultura, porque de esa forma mantienen al pueblo alienado que los elige en las próximas campañas.

Docente universitario.