25 de Sep de 2021

Julio César Caicedo Mendieta

Columnistas

'Se nos está saliendo el cobre'

“[…] lo que debemos hacer es que el Gobierno se imponga y, de alguna manera, logremos inversiones que transformen el cobre en piezas, partes y repuestos, […]”

¡Buenas…! ¿Qué tal? ¿Cómo se sienten? Bueno, me aprovecho de esta conocida frase tan popular de “se le está saliendo el cobre”, cuando relucen malas actitudes y mañas en personajes y grandes empresas que uno no las esperaba y me aferro a ella, porque hace poco me enteré de que 10 organizaciones en Panamá (oenegés todas), recientemente, comenzaron una campaña recolectora de firmas contra la minería metálica. Tendrán sus razones.

¿Será que es una guayaba llena de gusanos, de esas que les matan el hambre a los puercos, lo que nos están pagando esas mineras? Ahora, yo pienso que, con esta situación económica actual, preñada de tanta incertidumbre, lo que debemos hacer es que el Gobierno se imponga y, de alguna manera, logremos inversiones que transformen el cobre en piezas, partes y repuestos, tales como conductores eléctricos y electrónicos, ya que todo apunta a que en menos de 10 años solo se estarán utilizando automóviles y camiones eléctricos.

Pero, no parece tan fácil, investigué qué hace Chile con su cobre. Chile, que, supuestamente, es menos bobo que Panamá, pero que tiene una vasta experiencia en la minería, sobre todo con el cobre que exporta y que representa casi el 15 % de su producto interno bruto, solo está exportando el mineral, sin siquiera refinarlo, ¿por qué será? Se habla de tres puntos negros que provocan la insuficiente capacidad de Chile para fundir y refinar su cobre. O sea que esos puntos o causas que no encontré en Internet impiden desarrollar industrias que trabajen con el mineral más elaborado, crear empleos y aumentar el valor de las exportaciones.

Espero que los que tienen que ver con la minería en Panamá no estén haciendo el coro del fenomenal tamborito de la Lotería y resulte que, lo que debiese ser un beneficio para el país, sea un acuerdo del cual no recibamos impuestos ni pagos adecuados por el permiso de esas concesiones en el corazón de nuestra cordillera central.

Y, así como algunos estamentos publican frescamente por una huelga de obreros de dos días, que se pierden, por ejemplo, 90 millones de dólares por ese paro, yo también me atrevo a decir que, con tanto cobre que se está exportando y se continuará exportando por 40 años más, Panamá está perdiendo 5000 millones de dólares al año y 11 000 empleos permanentes, si dejamos que desvalijen nuestra tierra, sin lograr valores agregados. ¡Se nos está saliendo el cobre por salva sea la parte, comadre!

Economista, escritor costumbrista.