30 de Nov de 2021

Columnistas

Consideraciones sobre el folclore panameño

“La enseñanza del folclore panameño debe ser obligatoria en todos los niveles educativos; y, esta medida debe ser tomada, […], por el Ministerio de Educación”

Las Cocobolas de Las Tablas. _ Al presentar este artículo, mi intención, no es la de polemizar con nadie, por el contrario, deseo manifestar mis propias consideraciones relacionadas al folclore panameño.

Comienzo por definir, lo siguiente:

Folclore: Conjunto de tradiciones y costumbres populares, relativas a la cultura y civilización de un país. Se puede considerar, como el alma de un pueblo.

Tradición: Transmisión hecha, de generación en generación, de hechos históricos, doctrinas, leyes, costumbres, etc.

Nuestro país, tiene un rico folclore, siendo más conocido el de las provincias centrales (Los Santos, Herrera, Coclé, Veraguas), pero todas las provincias y comarcas, lo tienen y lo cultivan.

Expresiones folclóricas de nuestros pueblos, puedo mencionar: los vestidos, los bailes, la música, los instrumentos, las comidas, las artesanías, costumbres y leyendas.

Mucho se habla de que vivimos en un mundo cambiante y que todo evoluciona, frase con la que, particularmente, no estoy de acuerdo. Como manifesté al principio, tengo mi propia opinión al respecto y, a lo mejor, puedo estar equivocado y no pretendo convencer a nadie con mi argumento.

Con relación, al folclore panameño y a sus tradiciones, mi posición, es muy vertical. Jamás podré aceptar que la esencia de nuestra música folclórica, que el trabajo manual artesanal, que las costumbres tradicionales, de nuestra gente, se cambien, permitiendo lo siguiente:

Que el trabajo manual artesanal, de nuestros vestidos folclóricos, sea cambiado por la utilización de máquinas y telas pintadas.

Que la confección autóctona y manual de nuestros instrumentos nativos se efectúe fuera del país y con materiales y aditamentos foráneos, distintos a los ya utilizados y permitidos.

Que, en nuestros torrentes autóctonos, para el canto de la décima, se haga una mezcolanza con canciones y cantos, muchas veces, fuera del círculo armónico de cada torrente, que hacen que se pierda la esencia genuina en la ejecución de los mismos.

Conlusión: La enseñanza del folclore panameño debe ser obligatoria en todos los niveles educativos; y, esta medida debe ser tomada, sin más pérdida de tiempo, por el Ministerio de Educación.

El legado folclórico de nuestros antepasados necesita ser protegido, pero que dicha protección sea mediante ley de la República. Para velar y proteger dicho legado, creo, igual que muchos, que esto le corresponde al Ministerio de Cultura de este país.

Compositor de décimas.

***