30 de Nov de 2021

Columnistas

Ética y política en Panamá

“Maquiavelo ha prevalecido sobre Aristóteles. Los fines o intereses particulares prevalecen sobre el bien común”

“Ningún país puede salir de la crisis si las conductas inmorales de sus ciudadanos y políticos siguen proliferando con toda impunidad”, Adela Cortina.

¿Qué relación existe entre la política y la ética? ¿Existe alguna?

Y ¿cómo se maneja la política en nuestro país?

Ética, del griego “ethos”. Disciplina filosófica que estudia el acto moral.

Política, del griego “Politeia”. Ciencia que trata del Gobierno y la organización del Estado. Ciencia que estudia el poder y su desempeño en lo social.

Para Aristóteles, la política no era un estudio abstracto o teórico de los Estados ideales. Si no, ante todo, el examen y aplicación de esos ideales en la práctica. Por lo tanto, la política formaba parte de la ética.

En su obra “La política”, analiza las diferentes formas de buenos y malos Gobiernos. Para él, la política busca o es el arte del bien común.

Mientras tanto, Nicolás Maquiavelo, en su obra “El príncipe”, nos dice que el político se ha de desarrollar al margen de consideraciones teóricas o morales que estén fuera de esta realidad. Aquí algunas de sus sentencias políticas: “Es mejor ser temido que amado” o “el fin justifica los medios”.

Política en Panamá.

El autor Alejandro Landero nos habla de la falta de ética en la política y la importancia de su recuperación.

Ahora bien, esto en la política panameña es más que evidente. Y es lo que ha provocado la falta de credibilidad en los gobernantes y la corrupción actual.

Además, nos permitiríamos añadir que, como otros factores, tenemos la partidocracia, el nepotismo y el tráfico de influencias (palancas).

Este tráfico de influencias o de pagar favores se da en todos los niveles. Desde el humilde ciudadano, que tiene que inscribirse en un partido político para poder recibir un puesto laboral o para obtener una beca para uno de sus hijos. Hasta el nombramiento de funcionarios en los altos puestos, que suelen ser amigos, copartidarios o “donantes” de campaña del partido político gobernante.

En mi humilde opinión, si quisiéramos cambiar algo… (?) para bien, del actual sistema político, es allí por donde deberíamos comenzar.

En resumen, en la política panameña hay una falta de ideología política concreta. Y, en casi todos los partidos, esto ha sido suplantado por un burdo utilitarismo práctico. Sumado por la influencia de la política de la billetera en las “donaciones” que reciben del sector privado: a cambio de… Maquiavelo ha prevalecido sobre Aristóteles. Los fines o intereses particulares prevalecen sobre el bien común.

Urge entonces el llamado hecho por Adela Cortina y Alejandro Landero, para una inmersión de lo ético, en lo político.

Esperemos que esto cambie pronto…

Profesor de Ética.

***