Temas Especiales

23 de Ene de 2022

Columnistas

Un vistazo histórico a nuestro pasado y presente (1821-2021)

“Todos los panameños debemos sentirnos orgullosos de lo que hoy día somos como país, y celebrar estos 200 años como nación libre y soberana en todo el territorio nacional. ¡Viva nuestra Querida Panamá!”

Hoy, 28 de Noviembre de 2021, Panamá conmemora 200 años de nuestra Gesta Independentista de España, por lo que, como panameños, debemos reflexionar acerca de algunos acontecimientos históricos que sentaron las bases de nuestra Historia Patria, coadyuvando al fortalecimiento de nuestra conciencia nacionalista y sentimientos de identidad nacional.

A finales del siglo XV, potencias europeas, entre ellas España, iniciaron su proceso de exploración y conquista en el Nuevo Mundo, estableciendo un sistema de dominación colonial que culminó a finales del siglo XIX. Este proceso de colonización implicó la desaparición de grandes imperios americanos, el colapso demográfico de la población originaria, una inhumana esclavitud, un profundo proceso de evangelización, y la imposición de los idiomas español, inglés y portugués, entre otros.

El proceso de colonización y conquista en América fue muy violento, debido a la resistencia de los aborígenes en defensa de sus territorios, siendo sometidos por la fuerza para apoderarse de sus riquezas. En el Istmo de Panamá, la colonización de España duró 320 años, y muchos aborígenes y negros sufrieron injusticias, malos tratos, esclavitud, abusos, y asesinatos. Sin embargo, aún se preservan muchas de sus costumbres y tradiciones culturales.

Los primeros movimientos emancipadores del Istmo de Panamá iniciaron el 10 de Noviembre de 1821, en la ciudad de La Villa de Los Santos, el pueblo santeño, dirigido por Segundo de Villarreal, Julián Chávez y José A. Moreno, entre otros, organizaron un alzamiento en contra del Gobierno colonial español, y, posteriormente, en Cabildo abierto, acordaron independizarse de España, proclamando, el 10 de Noviembre de 1821, “El Grito de Independencia de La Villa de Los Santos”.

Algunos puntos importantes del Acta de Independencia fueron: renuncia a formar parte del Gobierno español, la falta de cumplimiento de los Derechos del Hombre y el Ciudadano, el deseo de formar parte del sistema republicano de Colombia, y extender a otros pueblos la independencia del Istmo de Panamá de España.

La Proclamación de la Independencia de España en La Villa de Los Santos, llegó a otros pueblos del interior: Veraguas, Alanje, Natá, Penonomé y la ciudad de Panamá, incidiendo para que en Cabildo Abierto el gobernador, coronel José de Fábrega, y otras autoridades se reunieron en la plaza de la Catedral, donde declararon el Istmo de Panamá libre del dominio español.

Es importante señalar que este proceso colonizador trajo consecuencias económicas, políticas, sociales, culturales y religiosas, tanto para la población americana como para los europeos: el mestizaje, el catolicismo y sus creencias religiosas, construcción de parroquias, orfanatos, escuelas, universidades, creación de instituciones económicas y políticas, fundación de ciudades, esclavitud de aborígenes y negros, diseños arquitectónicos coloniales y nuevas costumbres y tradiciones.

Después de la Independencia de España, el 28 de Noviembre de 1821, nuestro Istmo se unió, de manera voluntaria, a la Gran Colombia; cuya figura ideológica era Simón Bolívar, quien tenía el sueño de liberar a todas las naciones americanas para lograr la unidad regional latinoamericana. En este sentido, el Istmo de Panamá estuvo unido a Colombia por 82 años, caracterizándose por varios intentos separatistas; hasta que, el 3 de Noviembre de 1903, los istmeños lograron consolidar su formal separación de Colombia.

Entre las causas que influyeron para la separación del Istmo de Panamá de Colombia, mencionamos: las constantes pugnas entre los grupos liberales y conservadores por el control del poder, la molestia e inconformidad por las intervenciones estadounidenses en territorio istmeño, la eliminación de los Estados federales de Colombia, la sangrienta Guerra de los Mil Días y la decadencia económica del Istmo de Panamá.

Finalmente, y, a pesar de todas las injusticias que el Istmo de Panamá sufrió durante el periodo colonial y departamental, es importante reflexionar que todas esas vicisitudes nos hicieron más fuerte como nación, y debemos sentirnos orgullosos de que, después de 200 años, tenemos un Canal de Panamá que brinda servicios marítimos a nivel mundial, un sistema de puertos que transporta mercancías a todas partes del mundo, una Zona Libre de Colón considerada vitrina del comercio internacional, un robusto sistema bancario, y un desarrollo de servicios turísticos que facilita la interacción entre diferentes culturas y nos consolida como un crisol de razas.

Todos los panameños debemos sentirnos orgullosos de lo que hoy día somos como país, y celebrar estos 200 años como nación libre y soberana en todo el territorio nacional.

¡Viva nuestra Querida Panamá!

Abogada e historiadora.