Temas Especiales

22 de Ene de 2022

Columnistas

Si apostamos por las mujeres, ganan las futuras generaciones

“Si trabajamos en iniciativas […] a su medida, que atiendan sus necesidades de independencia económica, autoconfianza y que fomenten su orgullo de pertenencia: Ganarán Ellas y ganarán sus segundas generaciones”

En los últimos años, mucho se ha hablado de la oportunidad que supone invertir en las mujeres, el McKinsey Global Institute señala que si las mujeres participaran en la economía de igual manera que los hombres tendríamos un crecimiento del PIB global de 2,6 billones de dólares. En este mes que se conmemora el Día de la Madre y a pocos días del cierre del año, merece la pena repasar la oportunidad y necesidad de trabajar desde el sector público y el privado en transformar la realidad de las mujeres como paso fundamental para construir AHORA el futuro de las siguientes generaciones.

Por mucho tiempo, para las mujeres, el cuidado de los niños y salir al mundo laboral ha sido complejo, inclusive la Organización Internacional del Trabajo, en su informe sobre la Brecha de Género en el empleo, muestra que uno de los mayores obstáculos para que la mujer tenga un trabajo remunerado es el esfuerzo que supone conciliarlo con las responsabilidades familiares. Hoy, la mujer sigue cargando con la mayor parte de algunas tareas como cuidar a los niños, limpiar y cocinar, consideradas necesarias para el bienestar del hogar y, por lo tanto, para el bienestar de la sociedad en su conjunto, labor que a menudo es invisible.

Lo que hemos visto desde Microserfin es que la realidad de la mujer está marcada por la falta de oportunidades y un exceso de horas dedicadas al trabajo no remunerado, imposibilitando su generación de ingresos. A menudo eso las lleva a optar por el emprendimiento como una solución a la necesidad de llevar el sustento al hogar sin dejar solos a sus hijos.

En nuestra entidad, el 85 % de las mujeres a las que llegamos con servicios financieros y oferta de valor es vulnerable y 23 % se encuentra por debajo de la línea de pobreza. Del total de mujeres, el 80 % son madres y un 31 % de ellas se encuentran solas con dependientes.

Sabemos que ellas invierten hasta el 90 % de los excedentes de sus negocios en mejorar la alimentación, salud y educación de sus hijos. No obstante, si queremos ver resultados de desarrollo en las generaciones venideras, tenemos retos por los que trabajar. Según el BID, nuestra región es la segunda con la tasa más alta de fracasos en empresas lideradas por mujeres y su principal razón es la falta de financiamiento, mientras que para los hombres la principal razón de cierre es la falta de ganancias, esto significa que el acceso a recursos es clave para la sostenibilidad de los negocios de las mujeres y para que ellas puedan seguir invirtiendo en los suyos.

Nuestros estudios de impacto social reflejan que en Panamá la cantidad de horas por semana dedicadas por las mujeres al trabajo remunerado antes de la crisis de la COVID-19 era de 38,5 frente 45,2 para los hombres y al trabajo no remunerado 29,9 horas, mientras que para los hombres era de 14,2 horas.

En Microserfin lo tenemos muy claro, las brechas de desigualdad en materia de género que existían antes de la pandemia se han agudizado. En consecuencia, debemos actuar YA para Aliviar la carga de los cuidados, cuidar del bienestar de las mujeres, fortalecer sus negocios y reducir la brecha digital para que progresen, pero también para que sus hijos tengan las oportunidades que ellas, en algún momento de sus vidas, no pudieron tener.

Si trabajamos en iniciativas consistentes y de largo plazo hechas a su medida, que atiendan sus necesidades de independencia económica, autoconfianza y que fomenten su orgullo de pertenencia: Ganarán Ellas y ganarán sus segundas generaciones.

(*) Gerente general de Microserfin, entidad de la Fundación Microfinanzas BBVA.