Temas Especiales

21 de Ene de 2022

Columnistas

Cambio climático: ¿ciencia, ficción o manipulación? (2)

“La pregunta que cabe aquí es si ¿nuestro planeta no tiene suficiente follaje vegetal para consumir el CO2 en nuestra atmósfera? Esa parecería ser la ruta por seguir para delegar recursos para la solución de problemas climáticos […]”

Los extremistas ambientales de hoy y sus cómplices en los principales medios de comunicación aparentemente han encontrado la gallina de los huevos de oro con su histeria climática, luego de haber explotado su obsesión por los temas de género, raza, aborto, nuestra niñez, etc.

Es un hecho incuestionable que el hombre está causando la destrucción de su medio ambiente mediante la gran cantidad de gases nocivos que salen de sus fábricas a la atmósfera, por la gran cantidad de plásticos y otros contaminantes en los océanos y ríos, por la gran cantidad de nuestra fauna afectada por derrame de hidrocarburos, etc. En fin, la polución en todo su espectro.

Pero, aun así, el hombre no puede hacer nada para impedir los cambios del clima y de nuestra naturaleza cuando estos deciden cambiar.

La naturaleza y el clima no dependen de la humanidad para seguir su curso. El papel del hombre es simplemente tratar con la naturaleza cuando esta cambia y no aferrarse a la noción de que los seres humanos son los culpables.

Los científicos, a través de lecturas meteorológicas, globos climáticos y lecturas satelitales, han corroborado la nula afectación de nuestro clima por la humanidad, y desmentido la emergencia planetaria causada por el calentamiento global.

Podemos estar seguros de que el Partido Comunista chino y el incompetente partido izquierdista demócrata, van a destruir nuestro planeta mucho antes que cualquier cambio climático o calentamiento global lo haga.

Yo temo mucho más al Gobierno estadounidense actual que al mismo coronavirus y el clima.

Desafortunadamente, los medios de comunicación, controlados por la izquierda en todo el mundo, están en el oído y en el corazón de nuestros niños y jóvenes adultos a diario con noticias manipuladas y falsas, lo que les dificulta ver la realidad, rompiendo de esa forma el contrato moral entre la sociedad y sus hijos.

Esa es precisamente una de las razones por las que nosotros, los adultos que podemos ver a través de las pretensiones socialistas del partido democrático y los medios de comunicación que los siguen, tenemos el deber de seguir diciendo la verdad ante las mentiras y la manipulación, para guiar a nuestros jóvenes.

Fue George Orwell quien dijo que “la forma de controlar a las personas es controlando el idioma”.

Fue Vladimir Lenín quien declaró que “cualquier artimaña, astucia, método ilegal, evasión u ocultación de la verdad es apropiado y deseable cuando se emplea para promover la causa del comunismo”.

Desafortunadamente, nosotros, como cristianos y conservadores, hemos permitido que la maldad y la perversidad obtengan tanto poder sobre nosotros, por haber guardado completo silencio frente a la tiranía izquierdista.

La percepción y la realidad pueden ser diseñadas artificialmente, como resulta inquietantemente obvio en estos días. Sin embargo, un poder que tienen los cristianos y que los socialistas / comunistas no tienen, es la creencia y fe en el Dios de la Biblia.

Los científicos ambientales que han tomado su profesión con una perspectiva honesta, sin permitir que sus creencias ideológicas se interpusieran sobre su profesión, han sido aislados de los que promueven la agenda del cambio climático. Muchos de esos científicos temían por sus carreras si salían a refutar la información inexacta de los hechos dados, y, por lo tanto, se convirtieron en la mayoría silenciosa.

Según el profesor universitario, Nils-Axel Morner, experto climático, los registros de satélites habían sido interferidos para mostrar un aumento del nivel del mar.

Según expertos en meteorología, el nivel medio del mar está aumentando a una tasa equivalente a 2,3 pulgadas por siglo. Y según la NASA, los niveles del mar están subiendo más lentamente de lo normal -un promedio de 3,24 mm por año, y que el nivel del mar había disminuido en los años 2010 y 2011.

John Coleman, fundador de “The Weather Channel”, y un escéptico del calentamiento global, había pedido al Gobierno estadounidense que nombrara una “Comisión Nacional sobre cambio climático con científicos que no están afiliados con grupos ambientalistas activistas”.

Robert Giegengack, científico y expresidente del Departamento de Medio Ambiente y Ciencia de la Universidad de Pensilvania, y un feroz crítico del trabajo de Al Gore, ha dicho que “se estima que la comunidad mundial gastará 100 trillones de dólares antes de fin de siglo en la reducción de las temperaturas mundiales, y ese gasto solamente generará una reducción de la temperatura de tres décimas de un grado”.

En fin, la ciencia nos dice que el CO2 es lo que consume nuestra vegetación para proporcionar el oxígeno que necesitamos para respirar. La pregunta que cabe aquí es si ¿nuestro planeta no tiene suficiente follaje vegetal para consumir el CO2 en nuestra atmósfera? Esa parecería ser la ruta por seguir para delegar recursos para la solución de problemas climáticos, en lugar de abolir los combustibles fósiles, lo que parece ser llegar a conclusiones apresuradas sin analizar los datos reales.

No debe extrañar que muchas personas, alrededor del planeta, están perdiendo el respeto por el campo de la ciencia y por su credibilidad.

Planificador jubilado.