Temas Especiales

21 de May de 2022

Columnistas

A Carter le preocupa mucho la democracia en EE. UU.

“El expresidente Carter […]. […] les pide insistentemente a los norteamericanos que acudan a votar y faciliten a sus conciudadanos el derecho de votar, respetando los resultados”

Desde 1903, todas las generaciones de panameños mostraron disgusto con el tratado canalero que ningún panameño negoció y firmó.

Con el pasar de los años, muchos presidentes de los EE. UU., fueron estableciendo algunas modificaciones al tratado original de Panamá. El primero, Franklyn Delano Roosevelt, cuando visitó al presidente panameño, Dr. Harmodio Arias. Después el presidente Kennedy y el vicepresidente, después presidente, Lyndon Johnson, llevaron a cabo importantes cambios al tratado original en reuniones con el presidente Roberto F. Chiari. Como también cuando el presidente José Antonio Remón visitó al presidente norteamericano Dwight Eisenhower y logró algunos pequeños cambios al tratado. Lo que era indudable, en esos días, fue, poco a poco, que los mandatarios norteamericanos iban haciendo modificaciones al tratado canalero.

Pasaron algunos años en que, desafortunadamente, hubo una especie de “impasse” en nuestras relaciones entre Panamá y EE. UU.

Cuando llegó a la Presidencia de los EE. UU. Jimmy Carter y el general Omar Torrijos asumió el poder en Panamá, mediante un golpe de Estado, se reanudaron las conversaciones para eliminar el tratado de 1903, que tanto rechazábamos los panameños.

Torrijos, con gran habilidad y con mucho esfuerzo, logró cambiar radicalmente el concepto bilateral que como norma política los EE. UU. tenía en sus relaciones con Panamá. La causa panameña logró un gran triunfo, en llevar a cabo las negociaciones al campo internacional. Logramos obtener para el país el respaldo mundial. Esto le permitió al presidente Carter tener un amplio apoyo en sus deseos de llevar a cabo un tratado justo con Panamá.

Después de muchas trabas, luchas y vicisitudes se logró la firma de un tratado que eliminaba totalmente el de 1903.

Cuando Carter buscaba la reelección, al perder con George Bush padre, se dedicó a trabajar a través del “Carter Center”, ubicado en la ciudad de Atlanta. Él, como norma, luchó incansablemente llevando siempre su mensaje de libertad, democracia y los derechos humanos por el mundo.

En la actualidad, está muy preocupado por el estado en que se encuentra la democracia norteamericana. A pesar de la avanzada edad que tiene y de la seria enfermedad que lo acosa, escribió recientemente un artículo que ha tenido gran publicidad en los distintos medios de comunicación. El artículo se llama “Temo por nuestra democracia”. El expresidente inició su artículo condenando la manera en que irrumpió en el Capitolio un grupo de forajidos con intención de cambiar los resultados de las últimas elecciones (el peligro que representaron las declaraciones de Donald Trump, aunque no menciona su nombre, se intuye que fue él, quien liderizó los movimientos para cambiar el resultado de las elecciones, las cuales perdió).

El expresidente Carter en su trabajo periodístico elaboró cuatro puntos que son fundamentales para fortalecer la democracia en los EE. UU. Entre los mismos les pide insistentemente a los norteamericanos que acudan a votar y faciliten a sus conciudadanos el derecho de votar, respetando los resultados.

Empresario